Borrell advierte en la ONU sobre la creciente división internacional

·3 min de lectura

Naciones Unidas, 10 jun (EFE).- El alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, advirtió este jueves ante la ONU de la creciente división y desconfianza que se aprecia en la escena internacional y urgió a apostar por una "cooperación basada en reglas".

"La alternativa es la ley de la selva, donde los problemas no se arreglan. Cada día vemos el costo de la ausencia de acción multilateral: acceso reducido a vacunas, acción climática insuficiente, crisis de paz y seguridad que se agravan", señaló Borrell en un discurso por videoconferencia ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

En su intervención durante un debate anual sobre la cooperación entre la ONU y la UE, el diplomático español consideró que la raíz de estos problemas está en las "políticas de fuerza" y las "disputas ideológicas", que están llevando a una "erosión de la confianza".

"Tenemos que responder a este déficit de multilateralismo y hacer retroceder los enfoques que abordan el multilateralismo de manera selectiva y egoísta", insistió.

Borrell presentó a la UE como gran defensor de las "soluciones multilaterales" y puso como ejemplo la respuesta a la pandemia y la cuestión de las vacunas contra la covid-19.

Así, recordó que el bloque y sus países han aportado más de 2.800 millones de euros (3.409 millones de dólares) al mecanismo Covax para garantizar una distribución equitativa de las vacunas y que Europa ha exportado más de 240 millones de dosis a 90 países, "más que ninguna otra región".

También puso sobre la mesa los planes para donar al menos 100 millones de dosis este año a países de ingresos bajos y medios, pero dejó claro que todo esto no es suficiente, por lo que llamó a todos los países a "levantar las restricciones a la exportación de vacunas y sus componentes".

Borrell señaló a la crisis climática como otro ámbito que va a poner a prueba el sistema multilateral ante la necesidad de pactar acciones importantes en la próxima cumbre del clima, que se celebrará en noviembre en Glasgow (Escocia).

Además, destacó la importancia de pactar normas internacionales que regulen ciertas nuevas tecnologías, entre las que mencionó la inteligencia artificial, la ingeniería genética o las armas autónomas, entre otras.

"Si no, la tecnología será usada contra individuos y comunidades en un escenario de pesadilla", apuntó en su discurso, en inglés.

El jefe de la diplomacia europea repasó además varios de los puntos calientes de la escena internacional, entre ellos el conflicto palestino-israelí, en el que abogó por retomar las negociaciones de paz, o Siria, donde demandó al Consejo de Seguridad la extensión de los mecanismos de entrega de ayuda humanitaria a través de las fronteras del país.

Además, señaló que las negociaciones para revivir el pacto nuclear con Irán -que su equipo lidera en Viena- están registrando "progresos", pero están siendo "intensas" en algunas cuestiones.

Sobre el trabajo del Consejo de Seguridad, Borrell lamentó las divisiones que están lastrando su efectividad y subrayó que, en un momento de crisis global, el máximo órgano de decisión de la ONU debe ser capaz de impulsar las acciones necesarias y no estar paralizado por vetos y luchas políticas.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente