Borja Sémper, un (ex)político de alfombra roja que juega a ser poeta y cantante

Margarita Lázaro
Borja Sémper, en la alfombra roja de la fiesta 'Vanity Fair' del 25 de noviembre de 2019.

Borja Sémper nunca ha sido un político al uso. Lo han llamado el rara avis, el verso suelto, el espíritu libre. O, como él mismo se define en su Instagram, el pez vivo que no nada con la corriente. 

Lo ha demostrado en los 27 años que ha formado parte del Partido Popular, al que se afilió en 1993 con 18 años y con que ha discrepado en temas tan controvertidos como el aborto o la eutanasia. Quizás por eso no sorprenda demasiado que ahora con 44 años se haya decidido bajar del carro de la política. La creciente influencia de Vox le han impulsado a dar este giro, que ya había adelantado en 2019 en una entrevista con El País.  

Hace tiempo que Borja Sémper adoptó otro papel en la política: se convirtió “el político más deseado” por las españolas y el que todas las revistas de moda (y no moda) querían llevar en sus páginas. Porque, por mucho que diga que le cuesta asumir que es guapo, jugar a ser modelo le gusta y se le da bien.

Ha posado para Glamour, ha protagonizado sesiones en Vanity Fair y no le falta el reportaje de fotos en blanco y negro de Jot Down

Con las cámaras también coquetea en Instagram, sus posados en esta red social son infinitos. Aquí Sémper se muestra como deportista —le gusta correr y practicar surf en La Concha, San Sebastián—, lector, poeta, amante de la música, padre, pareja… Se presenta sin filtros, aunque suene paradójico tratándose de esta red. 

El exhibicionismo nace, en buena medida, de su relación con la actriz Bárbara Goenaga. La protagonista de Amar es para siempre y el expopular empezaron en noviembre de 2014 y, aunque intentaron ocultarlo al principio, en marzo de 2015 pasó lo inevitable. Esta portada sacó a la luz lo que ellos se habían afanado en ocultar.

La primera portada de Borja Sémper y Bárbara Goenaga.

Los presentó un amigo común...

Sigue leyendo en El HuffPost