FOTOS I Cabreo de Boris Johnson a cuenta de unas cortinas demasiado caras

TresB

Tensión en la Cámara de los Comunes británica durante las preguntas de la oposición al Gobierno. Una sesión que ha estado dominada por el escándalo de las cortinas y que ha mostrado a un Boris Johnson muy alterado, enfadado y nervioso.

La polémica está servida desde hace varios días tras conocerse que la reforma de Downing Street llevada a cabo por el primer ministro había costado 200.000 libras (230.000 euros). Una cifra muy elevada, ya que los primeros ministros tienen 30.000 libras anuales de dinero público (34.500 euros) para estas cuestiones.

El problema viene por quién pagó el resto. Y es que si el dinero hubiera venido por un préstamo o una donación Johnson debería haberlo comunicado a la Comisión Electoral, algo que no ocurrió. Pese a que el exalcalde de Londres se defiende diciendo que ha sido él mismo el que ha afrontado el pago, la duda es sobre quién lo hizo inicialmente.

Johnson ya está siendo investigado por la Comisión Electoral al tiempo que recibe duras acusaciones de la oposición sobre sus supuestas prácticas ilegales.

Más historias que te pueden interesar: