Boris Johnson se disculpa por supuesta fiesta celebrada en pleno encierro de 2020

·3 min de lectura

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, pidió perdón al pueblo británico después de que saliera a la luz un video en el que se ve a funcionarios de su Administración bromeando sobre una fiesta que habría sido celebrada en Downing Street, la sede del Gobierno, durante el confinamiento de diciembre de 2020. Estas revelaciones llegan al tiempo que el primer ministro anunció nuevas medidas contra el Covid-19, en medio de la rápida propagación de la variante del coronavirus, Ómicron.

Desde hace una semana, Johnson y su equipo no cesan de repetir que no se incumplió con ninguna norma en diciembre del año pasado, después de que el diario británico Daily Mirror revelara que se habían celebrado varias fiestas en Downing Street, incluida una reunión de entre 40 y 50 personas.

Pero el miércoles 8 de diciembre, Johnson admitió estar “furioso” por un vídeo difundido a última hora del martes por el canal de televisión ITV, en el que se ve a Allegra Stratton, su entonces secretaria de prensa, riéndose y bromeando con otro funcionario, sobre una fiesta que habría tenido lugar en la sede del Gobierno.

"Me disculpo por la ofensa que se ha causado a todo el país y me disculpo por la impresión que da", se excusó Johnson en el Parlamento.

El primer ministro precisó que tomará medidas disciplinarias si se comprueba que efectivamente se infringieron las normas.

Sin embargo, mantiene que no sabía nada al respecto. "Repito que se me ha asegurado en varias ocasiones, desde que surgieron estas acusaciones, que no hubo ninguna fiesta y que no se rompieron las reglas" insistió.

Keir Starmer, líder del partido opositor Laborista, acusó a Johnson de "tomar al público por tonto", mientras que Ian Blackford, del partido Nacional Escocés, pidió su dimisión.

Pero Johnson declaró estar decidido en "seguir adelante con el trabajo", criticando a la oposición por intentar hacer la situación más confusa y complicada de lo que es, en cuanto a “hechos de hace un año”.

Allegra Stratton renunció el miércoles. Entre lágrimas, la funcionaria de 41 años ofreció sus "profundas disculpas" en una declaración ante la prensa, y dijo que "lamentaría esos comentarios (en los que se ríe y bromea) por el resto de sus días".

“Entiendo la indignación y la frustración que siente la gente” lamentó, aunque no confirmó si se había producido la fiesta.

Unas revelaciones que podrían deslegitimar al Gobierno de Johnson en un momento en el que impone nuevas restricciones

El escándalo llega cuando Boris Johnson decidió aplicar restricciones más estrictas contra el Covid-19, ordenando a la gente que trabaje desde casa, que lleve mascarillas en los lugares públicos e imponiendo los pases sanitarios, para frenar la propagación de la nueva variante Ómicron del coronavirus.

Una encuesta de la consultora Savanta ComRes sugiere que algunas personas podrían estar menos dispuestas a seguir las nuevas restricciones tras las revelaciones sobre las supuestas reuniones en Downing Street.

Y es que, según las medidas implementadas por el propio Johnson en diciembre de 2020, y que se debían al aumento de los contagios por Covid-19, los encuentros sociales eran prohibidos y no se podían reunir personas que no vivieran bajo el mismo techo.

En el Reino Unido, más de 146.000 personas han muerto a causa del coronavirus.

Este es el último paso en falso de una administración que ha sido fuertemente criticada por su gestión, con acusaciones de corrupción y de favoritismo político a sus miembros, por la adjudicación sin concurso de contratos en relación con el Covid-19, la remodelación del apartamento de Johnson y la caótica evacuación de Afganistán en agosto de este año.

Con Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente