Boris Johnson, acusado de "engañar" al país y esquivar una entrevista televisiva

Por Anna CUENCA
1 / 2
El primer ministro británico, Boris Johnson, presenta el cartel electoral del Partido Conservador el 6 de diciembre de 2019 en Detling

A una semana de las elecciones, a Boris Johnson le llovieron las críticas el viernes. Uno de los principales entrevistadores políticos del país lo acusó de eludirlo y el líder de la oposición afirmó que "engaña deliberadamente" a los británicos sobre el Brexit.

Las críticas saltaron horas antes del segundo y último debate cara a cara entre el primer ministro y el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, antes de las legislativas del día 12.

Líderes de otras cuatro formaciones se sometieron en las últimas semanas a las incómodas preguntas del periodista de la BBC Andrew Neil, pero el conservador rehusó.

"En cada elección" los principales candidatos aceptaron la invitación, dijo el entrevistador en antena. "Todos ellos. Hasta esta", lamentó ante su audiencia.

Neil afirmó haber invitado a Johnson a hablar sobre la "confianza", dado que sus detractores lo acusan siempre de mentir.

El viernes, Corbyn aseguró en un acto en Londres que el primer ministro oculta las implicaciones económicas reales de su acuerdo de Brexit con la Unión Europea.

El Reino Unido decidió abandonar la UE por 52% de votos en un referéndum en 2016.

Pero su salida del bloque, inicialmente prevista para marzo de 2019, fue aplazada tres veces ante la negativa del Parlamento a aprobar primero el Tratado de Retirada negociado por la primera ministra Theresa May, y luego el texto renegociado por Johnson.

May acabó dimitiendo en junio y fue reemplazada por un Johnson con más empuje.

Sin embargo, en los primeros meses de su mandato este perdió su frágil mayoría, por la rebelión de 21 diputados conservadores y el enfado de su crucial aliado norirlandés DUP sobre las condiciones de divorcio con Bruselas.

El Parlamento lo obligó además a pedir un nuevo aplazamiento del Brexit, ahora previsto el 31 de enero.

Para salir del bloqueo, el mandatario convocó legislativas anticipadas y recorre el país alabando los beneficios de su acuerdo de Brexit.

- "¿Qué más están ocultando?" -

Pero Corbyn aseguró tener pruebas de que "engaña deliberadamente a la gente".

Distribuyó un documento de 15 páginas, con el logo del ministro de Finanzas y las menciones "oficial" y "sensible", que según él demuestra que habría trámites aduaneros y controles de seguridad entre la isla de Gran Bretaña y la provincia británica de Irlanda del Norte.

Este informe confidencial "desmonta las mentiras que Boris Johnson intenta propagar", afirmó.

Y lanzó al país: "Pregúntense, si ocultaron este informe, ¿qué más están ocultando? ¿Cómo los van a engañar?"

Johnson respondió en un acto electoral en Kent, en el sureste de Inglaterra, calificando las acusaciones del laborista de "completa tontería".

"Este documento filtrado es una mera evaluación rápida, no un análisis detallado del acuerdo y le faltan puntos clave", dijo después su partido en un comunicado.

Respecto al programa televisivo de Neil, Johnson afirmó: mucha "gente diría que soy el único primer ministro que ha hecho no uno sino dos debates cara a cara esta noche y he dado 118 entrevistas". "No podemos acomodar a todo el mundo", afirmó.

Y atacó a Corbyn por haber prometido que si llega al poder negociará un nuevo acuerdo con Bruselas y lo someterá a un referéndum. Muy criticado por su ambigüedad sobre el Brexit, el laborista, crítico desde hace años con la UE, dijo que se mantendría "neutral" en esa consulta.

Las últimas encuestas dan un 42% de intención de voto al Partido Conservador, un 33% al Partido Laborista y un 13% al centrista Partido Liberaldemócrata.

En un hecho inhabitual, dos ex primeros ministros de signo político opuesto, el laborista Tony Blair (1997-2007) y el conservador John Major (1990-1997) participaban el viernes en la campaña para reclamar un segundo referéndum sobre el Brexit, con la esperanza de que el país acabe permaneciendo en la UE.

"Cuando la nación votó sobre Brexit lo hizo con una dieta de ficción y promesas imposibles de cumplir. A medida que se conocen los hechos, es extraordinario que se niegue un nuevo voto: extraordinario y antidemocrático", era el mensaje de Major.

"Piénsenlo mucho, piénsenlo bien", debía decir Blair según fragmentos adelantados de su discurso, y "elijan sabiamente" el próximo jueves.