Boric viaja a su bastión político en el sur en medio de las crecientes críticas

Santiago de Chile, 3 mayo (EFE).- El presidente de Chile, Gabriel Boric, quien vive uno de los momentos políticos más difíciles desde que asumiera el mando hace dos meses, viaja este miércoles a su región natal de Magallanes en su segundo viaje oficial al interior del país tras la visita que en abril realizó al norte.

Boric se desplaza a un "territorio amigo", al que representó durante dos periodos como diputado nacional y donde obtuvo más del 60 % de los votos en el balotaje de diciembre, en el que derrotó al candidato de la ultraderecha, José Antonio Kast.

Diversas encuestas apuntan hacia un agudo descenso en la aprobación del joven jefe del Estado, al que apenas se ha dado tiempo para asentarse en La Moneda y que ha tenido, como el mismo dijo, un despegue "turbulento" en las primeras semanas, marcadas por errores de figuras ministeriales y movilizaciones del gremio de transportistas.

A la incertidumbre de una parte de la población se han sumado el ruido y la controversia en torno a la Convención Constituyente que escribe una nueva Carta Magna -uno de los hitos de su mandato- y la tendencia negativa de la economía mundial, arrastrada por la guerra en Europa y el alza de la inflación tras años de pandemia, que ha espoleado la impaciencia de muchos sectores.

RECUPERAR LA CONFIANZA

En este contexto, Boric retorna a "su casa" para tratar de difundir desde el terreno todas las medidas sociales que en medio de la vorágine ha impulsado el Ejecutivo en busca de la recuperación económica, participar en la ceremonia de la Armada por el "Mes del Mar", retomar el pulso y los bríos en esta compleja fase inicial de gestión.

"Me interesa recorrer la mayor cantidad de lugares posibles en Chile para traer ojalá buenas noticias, pero también para escuchar. Y, en esto, las ideologías quedan atrás. Acá yo soy el Presidente de todos los chilenos y chilenas", señaló Boric en Coquimbo, en su primer recorrido al interior, una de las promesas que hizo en campaña.

En esta región, situada a 460 kilómetros al norte de Santiago, visitó a un parque nacional, departió con comerciantes gastronómicos y estudiantes, conoció un hospital local y encabezó el gabinete de autoridades locales.

El viaje quedó levemente empañado por el lanzamiento de una piedra, que ni siquiera rozó al mandatario cuando saludaba a la población.

NO PERDER EL PULSO DE LA CALLE

Boric, el presidente más joven de la historia chilena, se suele mostrar muy cercano en público, a diferencia de sus antecesores, y en ocasiones se salta los protocolos de seguridad para saludar y hablar con la gente.

Llevar a buen puerto el proceso constituyente, junto con concretar reformas estructurales que apuntan a la construcción de un Estado de bienestar parecido al europeo, se perfilan como los desafíos más grandes de su periodo, además de enfrentar la violencia en el sur del país y la crisis humanitaria derivada de la migración irregular en el norte.

En este sentido, desde su gabinete se insiste en que el presidente está tranquilo y que su objetivo es mantener el contacto y el pulso de la calle, escenario en las últimas semanas de varias y diversas protesta, algunas de las cuales han desembocado en violencia de grupos radicales.

Además de Punta Arenas, Boric se desplazará a la población de Puerto Natales y visitara la parte más septentrional de la Antártida chilena.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente