Bolton se ha ido: así se ve la política exterior (Corrección)

Benjamin Harvey
1 / 6

Bolton se ha ido: así se ve la política exterior (Corrección)

(Bloomberg) -- El despido de John Bolton como asesor de seguridad nacional de Estados Unidos el martes representa la salida de la visión más radical del círculo íntimo del presidente Donald Trump. Trump ha pasado su presidencia creando un enfoque poco ortodoxo para las crisis mundiales, incluidas sus jugadas de encontrarse con Kim Jong Un y cortejar a Vladimir Putin.

La medida deja al Secretario de Estado, Michael Pompeo –que sigue siendo un intransigente según la mayoría de los criterios–, con un pie a cada lado de la agenda de política exterior de Trump. Pero la partida de Bolton, que trajo el espíritu de un intervencionista a la agenda de "EE.UU. primero" de Trump, puede presagiar un cambio en el enfoque del país hacia una gama de puntos críticos globales.

Afganistán

Trump hizo campaña con la promesa de poner fin a las "guerras interminables" de Estados Unidos, la más larga de las cuales es Afganistán, donde el país ha mantenido tropas durante 18 años. El derrocamiento de Bolton elimina un obstáculo claro para cumplir esa promesa. Su despido se produjo días después de que los dos hombres no estuvieran de acuerdo sobre los planes de Trump (luego abandonados) de invitar a los líderes talibanes a su retiro en Camp David, justo antes del aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

La partida de Bolton podría ser una mala noticia para el presidente afgano, Ashraf Ghani, que no participó directamente en los contactos con los talibanes y quiere tener asegurado al gobierno civil después de la invasión estadounidense.

Irán

La noticia del despido de Bolton fue recibida extraoficialmente en Irán con alegría y se presentó como una reivindicación de las políticas del presidente, Hassan Rouhani, y su principal diplomático, Mohammad Javad Zarif. Oficialmente, Alireza Miryousefi, portavoz de la Misión de Irán ante la ONU, dijo que “Irán no tiene interés en las deliberaciones internas de Estados Unidos”.

Sin embargo, Irán ha tratado activamente de desacoplar un Trump de sus asesores, con la esperanza de aprovechar los instintos y la aversión a la guerra del presidente. Zarif declaró a Bolton miembro de un llamado “Equipo B” –junto con Mohammad bin Salman de Arabia Saudita y Benjamin Netanyahu de Israel– que según él estaba decidido a arrastrar a Estados Unidos a una confrontación militar. Teherán ahora puede buscar canales para interactuar con Trump, quien ha discutido aliviar las sanciones para atraer a los líderes iraníes a la mesa.

Israel

Los israelíes están preocupados. Sin Bolton en la Casa Blanca, han perdido al oponente más fuerte en las negociaciones de Estados Unidos con su archienemigo Irán. Es una noticia particularmente mala para Netanyahu, quien está en una carrera cerrada antes de las elecciones de la próxima semana. Israel está luchando contra agentes iraníes a lo largo de su frontera norte, y Netanyahu ha reclamado personalmente el crédito por lograr que Trump descartara el acuerdo nuclear de Obama con Irán. Los funcionarios israelíes expresan en privado su consternación porque un nuevo acuerdo ahora podría estar en proceso.

Corea del Norte

La salida de Bolton podría traer perspectivas de algún tipo de acuerdo entre Trump y Kim Jong Un. Durante mucho tiempo, Bolton ha sido uno de los escépticos más grandes de Piongyang; se ha vuelto tan vilipendiado que los medios de comunicación estatales de Corea del Norte lo critican regularmente, aunque han despreciado un Pompeo de manera similar. En abril de 2018, Bolton dijo que la Casa Blanca estaba analizando el llamado “modelo de Libia” para que Corea del Norte abandonara su programa nuclear, como lo hizo el dictador Moammar Gadafi a principios de la década de 2000 a cambio de un alivio de sanciones. Pero mientras Bolton esperaba que ocurriera el mes siguiente, Trump dijo a periodistas que “el modelo libio no es un modelo que tengamos en absoluto cuando pensamos en Corea del Norte”.

Al parecer, Trump ya había sacado a Bolton de la toma de decisiones sobre Corea del Norte: mientras se estaba haciendo historia como primer presidente de Estados Unidos en pisar el país en junio, su asesor de seguridad nacional estaba a unos 1.800 kilómetros de distancia en Mongolia.

Rusia

La partida de un escéptico desde hace mucho tiempo de la esperanza de Trump de llegar a acuerdos con Vladimir Putin y un crítico de los acuerdos de control de armas que Moscú ha respaldado podría ser una buena noticia para el Kremlin. Sin embargo, en Moscú se ha visto atenuado por los temores de que un acercamiento liderado por Trump se vea nuevamente frustrado por la oposición del Congreso -que desconfía especialmente de la afición de Trump por el autócrata ruso- y de los asistentes al presidente restantes.

Siria

Cuando Trump hizo la sorpresiva declaración de que retiraría las fuerzas estadounidenses por Siria, Bolton ayudó a organizar un alto a ese plan. EEstados Unidos terminó manteniendo tropas en una base estratégicamente ubicada para monitorear la actividad iraní en Siria, y Bolton contradijo públicamente al presidente con promesas de proteger a los kurdos, que fueron fundamentales en la lucha contra el Estado Islámico. Pero Trump todavía quiere salir.

“Saldremos de allí muy pronto”, dijo el presidente en julio. "Y que ellos manejen sus propios problemas. Siria puede manejar sus propios problemas, junto con Irán, junto con Rusia, junto con Irak, junto con Turquía. Estamos a 7.000 millas de distancia".

Taiwán

Bolton es uno de los mayores defensores de la isla, por lo que su salida podría empujar el apoyo de EE.UU. más abajo en la lista de prioridades de la administración Trump. La administración de Tsai Ing-wen en Taipei trató de minimizar esa posibilidad, diciendo el miércoles que tiene muchos amigos en todo Washington.

Venezuela

El fracaso hasta ahora de los esfuerzos de Estados Unidos para desbancar a Nicolás Maduro en Venezuela ayudó a socavar la posición de Bolton con Trump. Después de su partida, una “reconfiguración” de las políticas de los estudiantes hacia Caracas, incluido el apoyo de Trump al líder de la oposición, Juan Guaidó, está entre las posibilidades, según un diplomático brasileño familiarizado con las discusiones. Elliott Abrams, el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, insistió el miércoles en que la partida de Bolton no tendrá ningún impacto en la política en Washington, donde dijo que el apoyo al líder opositor Juan Guaidó "es verdaderamente bipartidista".

Sin embargo, Trump dejó en claro el miércoles que no le gustaban todos los consejos que recibió de Bolton sobre Venezuela, diciendo: "pensé que estaba fuera de lugar y creo que me ha dado la razón".

Nota Original:Bolton’s Out. Here’s How That Will Affect Trump’s Foreign Policy

(Corrige errores de traducción a lo largo de todo el texto y el nombre de Elliott Abrams en el penúltimo párrafo.)

--Con la colaboración de Samy Adghirni, Ruth Pollard, Walter Brandimarte, Gregory White, Ivan Levingston y David Wainer.

Para contactar al editor responsable de la traducción de esta nota: Carlos Manuel Rodriguez, carlosmr@bloomberg.net

Reportero en la nota original: Benjamin Harvey en Istanbul, bharvey11@bloomberg.net

Editoras responsables de la nota original: Rosalind Mathieson, rmathieson3@bloomberg.net, Karl Maier, Bill Faries

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2019 Bloomberg L.P.