Bolsonaro rompe su silencio y 'seguirá fiel a la Constitución' sin mencionar a Lula da Silva

El ultraderechista, Jair Bolsonaro, ha roto su silencio en su primera declaración tras perder la segunda vuelta de las presidenciales brasileñas del domingo.

Sin reconocer explícitamente su derrota, ha manifestado que "siempre ha jugado dentro de las cuatro líneas de la Constitución" brasileña, cuyos mandamientos "continuará cumpliendo", al tiempo que ha justificado las movilizaciones de sus partidarios.

"Los actuales movimientos populares son fruto de la indignación y del sentimiento de injusticia de cómo se desarrolló el proceso electoral. Las manifestaciones pacíficas siempre serán bienvenidas, pero nuestros métodos no pueden ser los de la izquierda que siempre han perjudicado a la población", ha añadido Bolsonaro.

Su primera declaración ha llegado cuando centenares de sus simpatizantes llevan dos días bloqueando carreteras con sus camiones por todo el país. Una situación que ha obligado al Tribunal Supremo a intervenir ante la eventual inacción de la Policía Federal brasileña que ha recibido la orden de levantar todas las barricadas que impiden el tráfico.

Mientras, sus más estrechos colaboradores han confirmado que Bolsonaro ha autorizado la transición, aunque no ha dicho ni una sola palabra de su rival, el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, que ganó los comicios por un estrecho margen del 1,8% de los votos.

Un traspaso de poderes de dos meses hasta que Lula asuma oficialmente la presidencia del país el próximo 1 de enero.