Las bolsas europeas extienden las caídas, con el dólar en máximos de dos décadas

Las bolsas europeas extienden las caídas, con el dólar en máximos de dos décadas
Las bolsas europeas extienden las caídas, con el dólar en máximos de dos décadas

El EURO STOXX 50 abre la sesión con un retroceso de un 1,13% hasta los 3.290 puntos, mientras que el DAX se deja un 1,11%. Caídas en París del 1,03% para el CAC 40, por el 0,82% que cae el FTSE 100 de Londres. La Bolsa italiana registra descensos de un 1%, mientras en España el IBEX 35 cae un 0,62% y se sitúa al borde de los 7.400 puntos.

El sentimiento hacia los mercados de riesgo se ha visto afectado por los comentarios de los funcionarios de la Reserva Federal James Bullard y Neel Kashkari, que advirtieron ayer de que EEUU se enfrenta a un grave riesgo de recesión y que es probable que haya más subidas de los tipos de interés. La presidenta de la Fed de San Francisco, Mary Daly, también dijo que el banco estaba luchando por mantener un equilibrio entre la desaceleración de la inflación y evitar una recesión.

Los comentarios de los halcones se producen apenas unos días después de que la Reserva Federal subiera los tipos de interés y advirtiera que estaba dispuesta a aceptar un daño a la economía en su lucha contra la inflación. La subida de los tipos de interés ha sido el mayor lastre de los mercados bursátiles este año.

Y por si fuera poco, las referencias macro pintan un panorama cada vez más desolador. Hoy los inversores han desayunado con una nueva caída de la confianza del consumidor en Alemania, que alcanza en octubre un nuevo mínimo histórico por cuarto mes consecutivo, ya que las elevadas tasas de inflación y el aumento de las facturas eléctricas no dan señales de ceder.

El instituto económico alemán GfK ha señalado que su índice de confianza del consumidor cae a -42,5 puntos en octubre, desde una lectura revisada a la baja de -36,8 en septiembre. Los analistas encuestados por Reuters habían previsto una lectura de -39,0 puntos. Las expectativas de ingresos en particular contribuyeron a la caída de la confianza: su subíndice se situó en su nivel más bajo desde que la encuesta comenzó a recoger datos para la Alemania unificada en 1991.

En el ámbito empresarial, entre los protagonistas de la mañana europea, el principal grupo de televisión comercial italiano, MediaForEurope (MFE), ha anunciado que registró una caída del 44% en su beneficio operativo del primer semestre, debido a la disminución de los ingresos por publicidad y al aumento de los costes energéticos.

Propiedad de la familia del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, MFE dijo que su beneficio operativo (EBIT) cayó a 112 millones de euros (107,15 millones de dólares) en los seis meses terminados en junio. Los ingresos por publicidad en su mercado doméstico, que constituyen la mayor parte de los ingresos del grupo, se situaron en 976,4 millones en el primer semestre, prácticamente sin cambios respecto a los 976,9 millones de euros del año anterior.

Mientras, una huelga está impidiendo que los productos refinados salgan de las cinco refinerías de TotalEnergies en Francia y de uno de sus depósitos de almacenamiento de combustible, dijo el martes a Reuters un responsable del sindicato CGT.

El sector de la energía sigue agitado tras los incidentes ayer en los gasoductos rusos. Europa investiga lo que Alemania, Dinamarca y Suecia ya han calificado de ataques que causaron importantes fugas en dos gasoductos rusos del mar Báltico.

Los precios del petróleo descienden más de un 1%, presionados por el fortalecimiento del dólar y la acumulación de reservas de crudo, que contrarrestan el apoyo de los recortes de la producción estadounidense provocados por el huracán Ian. Los Futuros del petróleo Brent de referencia en Europa bajan un 1,38% hasta los 83,88 dólares por barril.

El dólar alcanza un máximo de 20 años

El nerviosismo de los mercados financieros ha servido de impulso para el dólar, que suele funcionar como activo refugio, hasta alcanzar un nuevo máximo de dos décadas, al tiempo que la libra esterlina languidece cerca de mínimos históricos ante el temor a los planes de recortes fiscales radicales de Reino Unido.

El índice del dólar estadounidense frente a una cesta de divisas principales sube alrededor de un 0,5% para alcanzar un nuevo máximo de 114,70 a primera hora de la mañana. El euro baja un 0,31% en su cruce frente al billete verde hasta establecer un tipo de cambio de 0,9564 dólares por cada moneda comunitaria.

La incesante marcha alcista del dólar se produce mientras los rendimientos de referencia del Tesoro estadounidense a 10 años suben al 4% por primera vez desde 2010, alcanzando el 4,004%. El rendimiento a dos años se sitúa en el 4,2891%.

A este lado del Atlántico, la rentabilidad del bund de referencia es de un 2,25%, situando la prima de riesgo española en 119,70 puntos, la portuguesa en 107,80, la griega en 227,60 y la italiana en 251,20 puntos.

Bolsas asiáticas y Wall Street, teñidas de rojo

En la madrugada europea, los números rojos también han dominado en la sesión en Asia. Los índices de alto contenido tecnológico fueron los de peor rendimiento en la región. El KOSPI de Corea del Sur cayó a su nivel más bajo en dos años, mientras que el índice Hang Seng de Hong Kong cayó un 2,4% y alcanzó su nivel más bajo en 11 años. El índice japonés Nikkei 225 cayó un 1,5%, mientras que las acciones de Taiwán perdieron un 2,2%.

En China, el índice CSI 300 de Shangai Shenzhen cayó un 1,3% el miércoles, con un empeoramiento del sentimiento hacia el país, ya que el yuan offshore alcanzó un mínimo histórico.

Las acciones chinas cotizan cerca de sus mínimos de cinco meses, pero se han comportado algo mejor que sus pares asiáticos este año gracias a las medidas de estímulo del gobierno. Sin embargo, se espera que el debilitamiento del yuan y el posible resurgimiento de los casos de Covid-19 pesen mucho sobre la economía este año.

Ayer Wall Street prolongó su calvario, con la sexta jornada consecutiva de descensos para los principales índices. Wall Street está ahora a punto de perder todas las ganancias conseguidas en los dos últimos años, tras el brusco cambio de la política monetaria acomodaticia de la Fed, con el Dow Jones y el S&P 500 en sus mínimos anuales.