El índice de estrés del mercado financiero español desciende significativamente

Agencia EFE
·2 min de lectura

Madrid, 22 feb (EFE).- El índice de estrés de los mercados financieros españoles refleja una disminución significativa en enero, ya que ha pasado de valores cercanos a 0,50 que marcó en noviembre, a niveles próximos a 0,30, muy cerca del umbral que separa el nivel de estrés medio del bajo.

Todos los segmentos han mostrado disminuciones, si bien el de los intermediarios financieros (bancos) sigue siendo el mayor, dice la Nota de Estabilidad Financiera correspondiente a enero publicada este lunes por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La CNMV alerta de que la evolución de la situación macroeconómica en España continúa mostrando la dureza de la crisis del coronavirus, y éste es el riesgo más elevado para la estabilidad financiera.

"La tendencia de los diferentes indicadores de actividad, empleo y finanzas públicas sitúan este riesgo como el más elevado dentro del conjunto de riesgos y fuentes de incertidumbre analizados en este informe", dice la nota.

El informe explica que la evolución de los mercados financieros españoles ha mostrado un cierto giro en el caso de la renta variable, en la que han predominado las revalorizaciones.

"El periodo alcista del tramo final de 2020 fue algo más intenso que en otras bolsas europeas, y estuvo asociado a diferentes noticias favorables, pero no impidió que el balance anual del IBEX 35 fuera de los más negativos en Europa", añade.

En las sesiones más recientes se han producido aumentos en las cotizaciones de algunas compañías y sectores que han atenuado las fuertes pérdidas acumuladas desde marzo de 2020.

Por su parte, "en los mercados de renta fija se siguen observando los mismos patrones que son rentabilidades y primas de riesgo muy reducidas, coherentes con la política monetaria actual y que incentivan estrategias inversoras de búsqueda de rentabilidad".

Por último, y sobre las criptomonedas, asegura que su evolución no representa, por el momento, un riesgo relevante para la estabilidad financiera, pero que podría suscitar preocupaciones relacionadas con la protección del inversor por aspectos como su alto riesgo, su complejidad, su iliquidez y falta de transparencia o la ausencia de un marco regulatorio.

(c) Agencia EFE