Bloques cuadrados de alimento: ¿la comida del futuro o una idea perturbadora?

·2 min de lectura
Plato con productos de SquarEat. Imagen: captura de video de SquarEat en YouTube
Plato con productos de SquarEat. Imagen: captura de video de SquarEat en YouTube

¿Pizzas diminutas que una vez en el horno se vuelven grandes? ¿Píldoras ultranutritivas capaces de sustituir a una ración completa? El cine y la literatura han imaginado muchas formas de alimentación futurista que, de momento, no parece que vayamos a encontrar en los supermercados.

Lo que sí es ya una realidad es esta propuesta de la start-up SquarEat, que pretende revolucionar la forma en que comemos convirtiendo los alimentos en bloques cuadrados.

La idea de esta compañía es ofrecer a los clientes comidas completas y nutritivas en un formato ultra sencillo. Para elaborar estos cuadrados se utilizan alimentos naturales como carne, verduras o arroz; se cocinan a baja temperatura y se someten a un choque térmico para darles forma de bloque.

Vía Squareat
Vía Squareat

Según ha explicado la directora de marketing de SquarEat, María Laura Vacaflores, no se trata de sucedáneos sino de comida real: a pesar de las apariencias, los cuadrados conservan los sabores y texturas de sus ingredientes y no se añaden aditivos extraños. Por ejemplo, el bloque de pollo sólo contiene pechuga de pollo, pimienta negra, limón y romero.

Los clientes que se atrevan a dar el salto pueden elegir entre una gran variedad de bloques salados y dulces, incluyendo opciones veganas. También ofrecen cajas temáticas de cuatro bloques: comida americana, mediterránea, clásica, de pescado, dulce, vegetal o de frutas.

Vía Squareat
Vía Squareat

A pesar de las ventajas que la compañía menciona, como la comodidad, los envases reciclables y su supuesto buen sabor, los usuarios que han visto la publicidad en redes no acaban de estar convencidos. Para muchos, esta idea parece sacada de una horrible distopía futurista, otros han tirado de humor y han comparado los cuadrados con bloques de Minecraft. Sin embargo, algunos han manifestado su curiosidad por comprobar si realmente la textura y el sabor son lo que prometen.

Y es que, como sabe cualquier foodie, el aspecto visual juega un papel fundamental en el ritual de disfrute de una buena comida. Renunciar a eso es una idea bastante arriesgada que, si bien puede despertar cierta curiosidad inicial por la novedad, no responde a una necesidad real de los consumidores. ¿Se consolidará esta empresa o acabará convirtiéndose en una curiosa anécdota fallida?

VIDEO | Caracoles vivos: la última moda en tratamientos de belleza es solo para los más atrevidos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente