El bloque económico de África Occidental suspende a Guinea tras el golpe de Estado

·4 min de lectura

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) suspendió la participación de Guinea en el bloque, a modo de castigo por el golpe militar contra el presidente Alpha Condé. Mientras tanto, los golpistas liberaron a alrededor de 80 prisioneros políticos, entre ellos varios opositores del mandatario derrocado.

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), el principal bloque económico y político de la región, suspendió este miércoles 8 de septiembre la adhesión de Guinea a todas las instituciones de la organización.

La medida es un castigo por el golpe militar ocurrido el domingo 5 de septiembre contra el presidente Alpha Condé, de 83 años y en el cargo desde 2010.

Durante una cumbre virtual, los lideres de la CEDEAO, compuesta de 15 miembros -incluyendo a Guinea-, también exigieron el retorno al orden constitucional y la liberación inmediata de Condé.

Además, decidieron enviar en los próximos días una delegación de alto nivel al país. “Al final de esa misión, la CEDEAO debería poder reexaminar su posición”, explicó el ministro de Asuntos Exteriores de Burkina Faso, Alpha Barry, a los periodistas presentes.

Sin embargo, la CEDEAO no anunció ninguna sanción económica inmediata contra Guinea, como las que impuso contra Mali tras su golpe de Estado en agosto de 2020. Esto puede deberse a que la comunidad sabe que su peso sobre Guinea es limitado y dictar sanciones no serviría a nada. Primero, porque el país no es miembro de la zona monetaria de África Occidental, y segundo, porque no tiene salida al mar como Mali.

La respuesta del bloque económico era esperada y observada con atención por parte de los defensores de la democracia, que consideran que la comunidad no se ha opuesto con suficiente firmeza para impedir el retroceso democrático en África Occidental.

El año pasado, la CEDEAO había guardado silencio cuando Condé y el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, cambiaron las constituciones de sus países para alcanzar un tercer mandato. Estas medidas fueron denunciadas como ilegales por los diferentes opositores y, para algunos observadores internacionales, han contribuido a la pérdida de fe de los africanos occidentales en la democracia.

En Mali, un segundo golpe de Estado ocurrió en mayo de este año. La CEDEAO declaró este martes que le preocupaba que las autoridades de la transición no hubieran avanzado lo suficiente hacia la organización de las elecciones, previstas originalmente para febrero próximo.

La liberación de opositores, estrategia política de los golpistas en Guinea

El líder golpista de Guinea, Mamady Doumbouya, antiguo legionario francés, se ha comprometido a instalar un gobierno interino, prometiendo "una consulta global para describir las principales líneas de la transición", aunque sin dar plazos exactos.

Sin embargo, en lo que parece un gesto de acercamiento hacia los partidos opositores al expresidente Alpha Condé, la administración golpista liberó a 79 presos políticos detenidos por el mandatario derrocado. Estas personas fueron encarceladas bajo varios cargos, entre ellos atentado contra la seguridad, destrucción de bienes públicos y fabricación de armas. La mayoría eran activistas que se habían opuesto al cambio de la Constitución, que permitió un tercer mandato del dirigente de 83 años.

Entre los liberados se encuentra Keamou Bogola Haba, portavoz de la coalición de partidos políticos que luchó contra el intento de Conde de prolongar su estadía en el poder. Al salir de prisión, se mostró convencido de que, a partir del golpe de Estado, un tercer mandato presidencial no será posible para nadie.

“Fuimos encarcelados por el (tema del) tercer mandato y nos vamos con la cabeza alta porque se ha vuelto imposible. Ningún otro guineano podrá volver a hacerlo”, afirmó.

Muchos de los liberados son miembros de la Unión de Fuerzas Democráticas de Guinea, un antiguo partido de la oposición dirigido por Cellou Dalein Diallo, que ha perdido frente a Condé en las tres últimas elecciones presidenciales.

Aún sin haber sido consultado todavía sobre la transición, Diallo se mostró dispuesto a participar. "Enviaremos representantes, por qué no, para participar en el proceso que devuelva al país al orden constitucional", indicó el martes el ex primer ministro.

El golpe de Estado del domingo en Guinea es el tercero desde abril en África Occidental y Central. Un paso atrás en una región que había logrado estabilizar la democracia multipartidista desde la década de 1990.

Con Reuters, AP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente