Qué dice de Irán la detención de unos jóvenes por grabar un videoclip de ‘Happy’

World Wide Blog

Un grupo de jóvenes iraníes colgaron hace unas semanas una versión de “Happy”, de Pharrell, grabado en calles y azoteas de Teherán. En los últimos días llegaron a 30 mil visitas, el vídeo había salido en medios occidentales y empezaba a ser viral.

Al final del vídeo hay una carátula con el nombre de pila de los jóvenes y este mensaje: “Hemos hecho este vídeo como fans de Pharell Williams en 8 horas con un iPhone 5S. “Happy” fue una excusa para estar contentos. Disfrutamos cada segundo mientras lo hacíamos. Esperamos que ponga una sonrisa en tu cara”.

En la noche del martes, un informativo iraní anunció su detención, emitió parte de sus confesiones y alguna recomendación de la policía.

Esto es lo que dicen, según unos subtítulos en una versión más breve:

Actor 1: “Nos dijeron que fuéramos a un casting. Iban a hacernos famosos en todo el mundo”.

Policía: “Fueron identificados en dos horas y detenidos en seis”. [La policía quiere demostrar su proeza, pero el vídeo llevaba semanas en Youtube; ahora la cuenta original lo ha puesto en privado. Solo actuaron cuando empezó a circular.]

Actriz 2: “Nos prometieron que no iban a emitirlo. No respondían a mis preguntas por teléfono”.

Actor 1: “Les preguntamos por qué lo hacían, pero no respondían”.

Actor 3: “Me dijeron que iban a hacer una película y que tenían permiso. Me engañaron”.

Policía: “Nuestros queridos jóvenes deben tratar de evitar este tipo de gente: actores, cantantes y esos problemas. Evitadles”.

El ordenador que se ve en las imágenes borrosas de la policía es Apple.

El modo en que les detuvieron demuestra a la vez delicadeza, control y paranoia: “Todos los jóvenes recibieron llamadas donde les decían que un amigo había sufrido un accidente y necesitaba ayuda. Cuando llegaban a la dirección que les habían dado por teléfono, las fuerzas de seguridad les estaban esperando”.

[Te puede interesar: "El peligroso aumento de las ejecuciones en Irán e Irak"]

Amigos han publicado una foto de cinco de los detenidos tras la grabación. Su causa tiene un hashtag: #freehappyiranians.

Según dicen aquí, las familias han pagado el equivalente a 10 mil dólares, y les han dicho que, si no hablan con medios de comunicación, sus hijos saldrán el miércoles.

Hubo estos días otras versiones iraníes de “Happy”, aunque por ahora sin consecuencias públicas. El director de este vídeo más elaborado cuenta que pidió por Facebook [que aparentemente está prohibido en Irán, aunque se usan proxies] vídeos de gente bailando "Happy". Recibió unos cuantos.

Luego junto a un grupo de amigos fue a grabar escenas de "Happy" a un bosque cerca de Teherán. Al final unieron su versión con lo que habían recibido. Las mujeres salen con velo y hay algunos hombres más típicamente iraníes. Es una prueba de que la pasión por Pharell no es solo para iraníes modernos.


En Irán la mujeres bailan, beben y cantan con una condición: que sea en privado y sin montar escándalos. Los jóvenes arriesgan más en esa frontera entre público y privado. En el vídeo de "Happy" castigado, el flirteo público de mujeres sin velo con hombres cruza una línea roja. El gobierno no puede enterarse y a la vez hacer que mira hacia otro lado. De vez en cuando debe dar toques de atención para demostrar quién manda.

[Relacionado: "Así se visten las mujeres iraníes"]

En las “confesiones” tanto los jóvenes como la policía dejan claro que no tienen culpa directa, que hay “gente mala” (actores, cantantes) que les lleva por mal camino. Para los jóvenes, es el modo más sencillo de irse a casa, como niños pequeños. Las autoridades en cambio demuestran así que no son los jóvenes iraníes los que se portan mal porque quieren, sino porque “gente mala” (¿extranjeros?) les corrompe. Ocurre algo parecido con el velo: el gobierno no puede aflojar la obligación sin dar la impresión de que se derrumba.

El mismo presidente Rohaní había dicho solo días antes que Internet debería verse como una oportunidad: "Facilita comunicación en dos direcciones, incrementa la eficacia, crea empleo".La situación es absurdo e insostenible, pero así de ambiguas son muchas cosas en Irán mientras el régimen aguante. Hasta entonces, habrá vídeos de música americana grabados con iPhones 5S y flores para americanos desconocidos:



*

Actualización 1. Los jóvenes ya han sido liberados bajo fianza. Les han prohibido conceder entrevistas.

Aunque no está claro que estén todos en la calle.

La cuenta del presidente de Irán, Hassan Rohaní, acaba de colgar este tuit: “No deberíamos ser demasiado duros con comportamientos causados por la felicidad”:

Actualización 2. Otra versión de “Happy” de Pharrell creada por una asociación de musulmanes ya creó polémica hace unas semanas en Reino Unido. Allí no les detuvieron, pero sí que otro grupo musulmán más ocnservador respondió con un vídeo sin mujeres, que ya no está online. 

El tipo que sale con un cartel a los 41 segundos es el jeque Abdul-Hakim Murad, célebre teólogo musulmán y profesor en Cambridge. Aprobaba el vídeo, que lleva más de 1,5 millones de visitas: