Se busca al ‘cazador de negros’ de Sudáfrica

Thomas Castroviejo
La foto del 'cazador de negros' tal y cómo aparece en Facebook
La foto del 'cazador de negros' tal y cómo aparece en Facebook

El cazador ha sido cazado. La fotografía de un hombre posando con un rifle frente al cuerpo aparentemente sin vida de un niño negro conmocionó a Sudáfrica la semana pasada por lo insensible de su contenido y por lo escalofriante de las razones que habrían llevado a su autor a tomarla. Aterraba pensar que esa foto pudiera ser real, que un hombre blanco hubiera cazado de verdad a un niño negro.

Hoy, gracias a la intervención de la policía del sur del país, los sudafricanos pueden aferrarse al magro consuelo de que la foto no era real; que el hombre había pagado al chaval para posar inerte a sus pies mientras un amigo le hacía la foto; y que se había publicado, e investigado, en 2007.

Muchos medios, entre ellos este blog pocas horas antes de que el caso se resolviera, se hicieron eco de la conmoción del país. En opinión del editor del Sunday Times, la revista que resucitó la polémica este fin de semana, esta cobertura sigue siendo válida porque la conmoción era igualmente real. "Lo cierto es un individuo muy repugnante tenía esta foto colgada en su Facebook en 2011, e iba acompañada de una serie de comentarios racistas. La policía sigue investigando a este racista, que oculta su identidad, y cree que el público debería ayudar a encontarlo".

Queda pendiente de resolver si el dueño de tal perfil es el mismo que posa en la imagen. Y por qué esta ha vuelto a aparecer en las redes sociales (y, por ende, en los medios escritos y en blogs de todo el mundo) cuatro años más tarde de que se estudiara caso. "La foto dice muchas cosas y es una gran preocupación. Necesitamos saber qué pasó en la investigación previa", aclara un portavoz de la policía, el coronel McIntosh Polela.

"Sé que el hombre dijo que el niño estaba vivo, pero no sé cuántos esfuerzos hizo la policía para comprobarlo. Tendré que leer el informe cuando me llegue el lunes siguiente". Y subrayó lo más grave del asunto: más allá de que el cadáver del niño sea blanco o negro, aparece como si estuviera muerto. El asesinato de un niño trasciende toda raza.

La ola expansiva causada por la resurrección de la foto ha causado más impacto que cuando fue descubierta en 2007, cuando las redes sociales todavía estaban desarrollándose. El domingo por la tarde, el dueño del perfil había perdido 25 amigos y había surgido varios grupos de Facebook pidiendo su detención o insultándole.