Los ganadores del mayor bote del Euromillón desaparecen

Ganar la lotería es tan improbable que, por mucho que se sueñe con ello, la mayoría no sabe muy bien qué hacer cuando realmente ocurre.

Eso le ha pasado esta semana al matrimonio galés formado por Colin y Chris Weir, que la semana pasada ganaron 184 millones de euros en el Euromillón, y ahora han decidido desaparecer de la faz de la tierra con sus hijos para huir de toda la gente que empezó a pedirles dinero.

En cuanto los Weir se dieron cuenta de que habían ganado una fortuna similar a la de los Beckham en el premio de lotería más grande de la historia de Gran Bretaña, sólo les quedaba una decisión por tomar: revelar su identidad al público y arriesgarse al acoso, o mentir a sus familiares y amigos el resto de su vida. Decidieron lo primero. Y entonces empezaron a llover las peticiones.

"Ya les he traído varias cartas de gente que quiere dinero, pero hay muchas más en la oficina de correos", informa el cartero de su barrio en Largs, un pueblo de Escocia, al Daily Mail. "Se las reconoce porque en la dirección sólo pone 'Los Weir' y mi jefe todavía está pensando qué hacer con ellas".

Hasta el equipo de fútbol local les ha pedido ayuda para permitirse mejores jugadores y tapar su deuda de casi 6.000 euros. "Colin tiene dinero para comprarnos a Carlos Tévez, que ahora juega en el Manchester, o incluso a Messi. Y aún le sobraría", explica Jim McGinty, uno de los accionistas del equipo.

La pareja, cuyo mayor capricho consistía en comer en un restaurante tres veces por semana según sus vecinos, pensaba dedicar su pequeña fortuna en pequeños placeres. Colin quería un palco en el Camp Nou para ver los partidos del Barça; Chris quería ver mundo "viajando, tal vez, en primera clase".

De momento, su golpe de suerte les ha llevado a paradero desconocido. Algunas informaciones los sitúan en Lanzarote; otros, más cerca, en Glasgow.

Vísto en Yahoo! News UK