El extraño caso del hombre que despertó de un coma hablando un idioma que no había estudiado

Thomas Castroviejo
Gaceta trotamundos
2 de enero de 2013

Alun Morgan es octogenario e inglés irredento. Ha vivido toda su vida en Inglaterra; actualmente reside en la muy inglesa localidad de Bath y su habla ha sido tan inglesa toda la vida que nadie podría confundirle por residente de ninguna otra localidad.

Esto ocurrió, hasta que este hombre de 81 años sufrió un ictus hace unas semanas y cayó en coma durante una veintena de días. Cuando despertó, el muy inglés Alun Morgan ya no hablaba inglés, sino un idioma que nunca había estudiado: galés.

“Yo solo me lancé a hablar”, explica ahora. “No fue hasta que mi mujer me dijo lo que estaba haciendo que expresé cierta sorpresa”.

Es cierto que los vínculos entre Morgan y Gales, la tierra donde unas 562.000 personas (el 19% de la población según el censo de 2011) practica este habla, no son pocos: su mujer de hace décadas, Yvonne, es de allí y lo habla con fluidez; y allí fue también donde vivió él durante un par de meses cuando fue evacuado durante la Segunda Guerra Mundial y practicó la lengua durante esa temporada… hace unos 70 años. No había vuelto a utilizarlo.

[Te puede interesar: Una madre de dos bebés deja un conmovedor vídeo en YouTube antes de morir]

Para rizar el rizo, Morgan perdió su nuevo idioma a los tres días de su estreno: sencillamente, al tercer día tras despertarse del coma, su cerebro se reconfiguró y volvió a hablar un inglés si bien no tan fluido y tan proper como antes, al menos digno de alguien criado en ese idioma.

Alun Morgan, una vez recuperado de su incidente lingüístico (YouTube)
Alun Morgan, una vez recuperado de su incidente lingüístico (YouTube)

Según los médicos fascinados por el caso de Alun Morgan y su repentina hazaña lingüística, lo que el pobre octogenario sufrió esos tres días fue afasia, una condición que afecta la capacidad de una persona para procesar el idioma pero no la inteligencia.

Como denotan los 10.000 estadounidenses que desarrollan afasia cada año, suele ser causado por ictus principalmente, o por algún otro tipo de lesión cerebral.

[Te puede interesar: El suicidio de otra chica violada en grupo alimenta la polémica en India]

Según Joe Korner, de la Asociación de Víctimas de Ictus, es bien probable que esta curiosa condición se deba a la plasticidad del cerebro humano y a los sorprendentes resultados que se experimentan cuando éste se ve forzado a crear conexiones nuevas para realizar tareas, como hablar, que antes se daban por sentado.

“Creemos que el cerebro dañado busca nuevas vías para funcionar, lo cual abre recuerdos o conocimiento que estaba ahí pero que antes no se expresaba”, explica.

“El inglés ha vuelto gradualmente pero las palabras no me llegan con facilidad”, reconoce Alun Morgan, protagonista de varios artículos en la prensa inglesa. Ha estado recibiendo lecciones del idioma que habló toda su vida. El galés, asegura, se le ha olvidado ya por completo.

Fuente: Medical Daily

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines