Gaceta trotamundos

Annie Dookhan, una química que se inventaba sus análisis de droga para la policía

Annie Dookhan sale de un juzgado de Boston (AP/Josh Reynolds/File)Annie Dookhan sale de un juzgado de Boston (AP/Josh Reynolds/File)La productividad de Annie Dookhan tenía a más de uno inquieto en el laboratorio estatal sito en el barrio Jamaica Plain, en Boston (Massachusetts, Estados Unidos). Los muchos químicos empleados allí para estudiar las drogas relacionadas con las detenciones por narcotráfico en la ciudad (y de cuyos resultados depende, en gran medida, el futuro de los detenidos), podían analizar entre 50 o 150 muestras de droga al mes. Annie Dookhan analizaba 500. Los que no trabajaban con ella, se preocupaban de que estos números les estuvieran haciendo parecer unos vagos.

Pero para sus compañeros, estas cifras podrían ser señal de algo más gordo. Como, por ejemplo, que Annie Dookhan se estaba inventando los resultados y firmándolos por firmar sin hacer ni un solo análisis. O, como ha resultado ser el caso, que llevaba sin hacer su trabajo correctamente en parte de los 34.000 casos en los que ha participado en sus nueve años de carrera.

Según muestra un informe policial de 100 páginas, las sospechas sobre el trabajo de Annie Dookhan venían de lejos, pero sus supervisores no hicieron nada al respecto. Ni siquiera cuando descubrieron que gran parte de su currículum vitae era falso: ni se había graduado magna cum laude de la universidad Latin de Boston ni había realizado cursos en la corporación Spectros, ni tenía un máster en química.

[Relacionado: Cómo un conejito de peluche sirvió para derribar una red internacional de pederastas]

Quizá los superiores de Dookhan no han reaccionado por las profundas repercusiones que podría tener para su laboratorio. Son fáciles de imaginar porque son exactamente las que están llenando los titulares de la prensa de Boston: por un lado, la dimisión y el despido de varios altos cargos del laboratorio. Y, lo que es mucho más grave, ahora se está dudando de los miles de resultados en los que Annie Dookhan estuvo involucrada y que resultaron que 1.141 presos acabara en la cárcel.

De esos, entre 300 y 500 podrían ser liberados ahora que su culpabilidad queda puesta en duda. Es algo que tiene especialmente preocupado a las autoridades: "Tenemos que asegurarnos de que, si esos presos son liberados, no vuelvan a las calles a hacer lo mismo que antes", ha explicado el alcalde de Boston, Thomas Menino. "Nuestro índice de criminalidad no es ahora especialmente alto pero si vamos a tener 1.200 dirigidos a las calles de nuestra ciudad, ¿qué pasará en el futuro?".

[Relacionado: Detenida una traficante de 73 años en Oklahoma]

¿Por qué hacía esto Annie Dookhan? Hay dos teorías. El personal del laboratorio aduce que pocos se atrevían a toserle a esa trabajadora frenética, dispuesta siempre a complacer y ligeramente inestable, que trabajaba horas extra sin remuneración con tal de no enfrentarse a los conocidos problemas que tenía en casa con su marido tras haber perdido a su hijo. Otros sospechan que guardaba una relación demasiado cercana con los fiscales y los policías detrás de los casos, que solían llamarla al móvil personal en contra de todo protocolo policial.

Cuando por fin confesó en septiembre, Dookhan confesó haber tirado droga sin haberla analizado; haber desplazado muestras de un caso a otro para que uno pareciera más suave y el otro más grave y haber firmado por sus compañeros en pruebas que ella misma nunca realizó y cuyo resultado se inventó. Tras negarlo durante un largo rato en vídeo, por fin, entre lágrimas, acierta a decir: "La he liado. Es todo culpa mía...".

Fuente: Boston Globe

Suscríbete a nuestros blogs:

[X]

Cómo subscribirse

Abra cada sección para suscribirse utilizando Añadir a Mi Yahoo o feeds Suscribirse al RSS.

Yahoo Noticias ofrece docenas de feeds RSS que puede leer in Mi Yahoo o usando un software lector de noticias RSS de otro proveedor. Haga clic aquí para más información sobre RSS y cómo puede usarlo con Yahoo Noticias.

Autores/perfiles de blogs

PUBLICIDAD