Episodios nacionales

Urdangarin podría perder su palacete para pagar la fianza

Los Duques de Palma abandonan el palacete de Pedralbes. EFEAunque nadie diera un duro al principio de destaparse la supuesta trama delictiva del instituto Nóos que salpicó a la familia real, los pasos de la Justicia están encaminando los del propio duque de Palma hacia la cárcel.

La Fiscalía Anticorrupción ha entregado este miércoles al juez su petición para cubrir posibles responsabilidades civiles derivadas de las condenas que les podrían imponer por este caso. Una petición por responsabilidad civil pecuniaria que asciende a 8.189.448 euros para los dos socios de Nóos, el mencionado Iñaki Urdangarin y su socio Diego Torres.

Se da la casualidad de que la cantidad es similar a la que la Justicia cree que permanece oculta por la trama a través de su entramado de cuentas en paraísos fiscales. Visto lo que se ha dicho en los Juzgados, parece difícil que ambos acuerden pagar de manera conjunta así que al yerno del Rey le toca apoquinar 4,09 millones de euros. Entonces, ¿cómo lo van a pagar?

[Relacionado: Los Duques de Palma defraudaron 233.000 euros a Hacienda]

Viendo todo lo que han investigado los jueces, parece ser que Urdangarin no cuenta con ese dinero en sus cuentas oficiales. Si de ahorros no puede tirar —ya le pillaron 700.000 euros en Suiza -, la otra opción sería pedir un crédito. Pero ¿qué banco le va a conceder un préstamo sin nómina que le avale al quedarse sin trabajo en Telefónica?

¿Y qué entidad bancaria va querer asociar su marca con el yerno del Rey?

Ninguna. Y si los Duques de Palma llaman a las puertas de Zarzuela es probable que no obtengan respuesta. Si el juez sigue el patrón habitual en estos casos, Urdangarin y Torres dispondrán de 24 horas para hacerla efectiva. En caso contrario, tal y como establece el artículo 597 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, "se procederá al embargo de bienes del procesado, requiriéndole para que señale los suficientes hasta cubrir la cantidad que se hubiese fijado para las responsabilidades pecuniarias". Eso significa que la infanta y su marido no tendrán más remedio que sacrificar gran parte de su patrimonio inmobiliario.

En total dos pisos, dos plazas de garaje y un trastero en un edificio de la calle Pedrera de Palma de Mallorca, una vivienda en la localidad barcelonesa de Terrassa, de la que también es titular la mercantil Aizoon y otros tres pisos situados en un edificio de la calle Marqués de Fontsanta de Palma, comprados en 2003 por 620.000 euros. Mucho ladrillo pero que, tal y como está el mercado no vale para ejecutar la fianza de 4,09 millones de euros.

Así que muy probablemente el palacete de Pedralbes, el mismo que originó la famosa discusión entre Urdangarin y el Príncipe Felipe, será embargado para carnaza de la prensa y escarnio público.

Autores/perfiles de blogs

PUBLICIDAD