A sus señorías les molestan los fotógrafos

Asier Martiarena
Episodios nacionales

Trabajar como periodista en el Congreso de los Diputados no es demasiado incómodo. Pero ser fotógrafo cada día cuesta más. Si los primeros pertenecen a un medio grande cuentan con un mini despacho propio donde trabajar, con mejor suerte se consigue pase de tribuna y, para estar al tanto de todo, pase de pasillos (justo detrás de las puertas del hemiciclo). Sin embargo, los fotógrafos tienen dos mini tribunas (las dimensiones del Congreso no dan para más) paralelas a las escaleras que llevan a las bancadas del Gobierno y de la oposición. Son tan reducidas que los compañeros gráficos tienen que hacer turnos para coger plaza y trabajar. Pese a ello, los 'foteros' se las ingenian para sacar fotos interesantes que molestan, y mucho, a los políticos.

[Relacionado: El Congreso encarga un informe para evitar la difusión no autorizada de papeles y mensajes privados de los diputados]

¿Por qué? Porque les sacan las pantallas de ordenador, viendo qué páginas consultan —a menudo deportivas-, captando gestos y detalles más o menos incómodos. Ayer mismo hubo trifulca porque el PP entendió que los fotógrafos estaban sacando los papeles de Rajoy en el debate de investidura. De ahí que la vicepresidenta primera de la recién formada mesa del Congreso, Celia Villalobos, se acercara a los compañeros reporteros gráficos reprendiéndoles por ello.

[Relacionado: Rajoy es investido presidente sin convencer al resto de partidos]

Los fotógrafos enseñaron en las pantallas de sus cámaras las imágenes a Villalobos para demostrarle que en ningún caso estaban realizando zooms a los papeles y sí fotografías descriptivas. Pero la popular no pareció convencida. Además, ¿qué problema habría en fotografiar parte del discurso que Rajoy leería después? De hecho, los propios partidos suelen facilitar el contenido de los discursos minutos antes de pronunciarse.

Pero algún problema habrá, porque también Soraya Sáenz de Santamaría, quien continuó con la discusión minutos después, mostró su malestar.

Peor le ha debido sentar al PP la fotografía que hoy ilustra la portada de 'El Mundo', donde se puede ver que un conocido de Rubalcaba le envía un sms adelantándole que Gallardón podría ser el nuevo ministro de Defensa. La fotografía de un móvil personal ya es otra cosa muy diferente.

Habrá que ver si la llegada del PP a la presidencia del hemiciclo conlleva nuevos cambios que regulen el paso de los compañeros gráficos al terreno de juego del Congreso de los Diputados. Ya los hubo en la época de José Bono, y puede que los haya con Jesús Posada.