Episodios nacionales

Los mensajes subliminales del discurso del Rey

Un año más el Rey Juan Carlos transmitió su mensaje de Navidad con diferentes lecturas. Un discurso que en los últimos años -con el caso Urdangarin y la deriva independentista del Gobierno catalán- no está siendo fácil de cuadrar para abordar todos los temas sin provocar cismas.

[Relacionado: El Rey pierde la paciencia con un político de CiU]

El rey Juan Carlos, durante su tradicional mensaje de Navidad. EFE

Para ello el Rey apareció esta vez delante de su mesa. En una posición a mitad de camino entre de pie y sentado para aliviar los dolores de sus últimas intervenciones quirúrgicas. Con esa nueva escenografía, el Rey se centró en la gravedad de la situación económica y en la reivindicación de la labor política"de la Política con mayúsculas", señaló-. En esa tarea él mismo se ha esmerado en los últimos meses. Queriendo dejar atrás la imagen de polémica que ha venido rodeando a la Corona desde hace meses, el Rey ha tratado de participar en primera persona de la Política del país:

Primero de puertas hacia dentro con su bronca con un político de CiU.

Y después con la apertura de su blog llamando a preservar la unidad de los españoles "en defensa del modelo democrático y social que entre todos hemos elegido", porque "lo peor que podemos hacer es dividir fuerzas, alentar disensiones, perseguir quimeras, ahondar heridas". "No son estos tiempos buenos para escudriñar en las esencias ni para debatir si son galgos o podencos quienes amenazan nuestro modelo de convivencia", señaló.

Queda claro que el plan independentista de la Generalitat preocupa en Zarzuela. El día de Navidad el mensaje fue muy sutil, pero también existió. Porque tras el monarca, en algunos planos aparecía un retrato de Felipe V. El Rey de España que, a grandes rasgos definitorios, fue el triunfador en la Guerra de Sucesión española. Una contienda que comenzó siendo un guerra europea y que terminó siendo doméstica. Tras la derrota de Aragón, el 11 de septiembre conmemora la entrada de las tropas de Felipe V en Barcelona donde se promulgaron los Decretos de Nueva Planta donde se unificaba administrativa y lingüísticamente la corona española, salvo Vizcaya.

La opinión pública ha interpretado la aparición del retrato como una toma de postura en la controversia catalana. Algo que poco importa ahora mismo en la Generalitat centrados en articular un equipo que contente a CiU y a ERC. Tan cercanas en unas y tan distantes en muchas cosas. De hecho, en la toma de posesión de Artur Mas, un telón negro ocultó el retrato del Rey que preside las Cortes catalanas. Y preguntado por el guiño a Felipe V, Mas directamente ha reconocido que no ha visto el mensaje del Rey.

Tal vez no verlo le ha ahorrado a Mas algún cabreo. El mismo que tiene Cayo Lara (IU) al ver un discurso "carente de credibilidad", algo similar a lo que opinan en el PNV. Sin embargo PP y PSOE lo han valorado muy positivamente. El frente nacionalista.

Más:

Urdangarin podría perder su palacete para pagar la fianza

Los Duques de Palma defraudaron 233.000 euros a Hacienda

Autores/perfiles de blogs

PUBLICIDAD