Episodios nacionales

Los errores que acabaron con Villanueva

El ya ex vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva. EFEAna Botella ha tardado algo más de dos meses en cesar a Miguel Ángel Villanueva, su mano derecha y vicealcalde de Madrid cuya implicación en el caso Madrid Arena quedó en evidencia a las pocas horas del trágico suceso. Los errores en los que incurrió el mecanismo municipal a cuyo mando estaba Villanueva han acabado pesando más que las reticencias de Botella a tener que prescindir de él.

  • El primero de todos sucedió a las 9 horas de conocerse el suceso, Villanueva apareció ante la prensa para negar cualquier tipo de responsabilidad por su parte y por la empresa promotora: "La empresa nos dice que vendió 9.600 entradas cuando el límite de aforo eran 10.600 personas, por lo tanto no ha habido sobreaforo". Los hechos demostraron días después que en realidad se habían vendido 16.781 entradas, un 58% más del aforo permitido.

[Relacionado: Botella se hunde en su primera gran crisis]

  • Horas después Villanueva se reafirmó en que se había cumplido el aforo y posteriormente se ha demostrado que la Policía ya podía confirmar que se había incurrido en sobreaforo.
  • Los medios de comunicación recordaron el vínculo entre Villanueva y Miguel Ángel Flores -el promotor-  aunque el primero lo negó. Sin embargo, poco después se conoció que ambos compartieron vacaciones y que, incluso, el exvicealcalde casó al hermano de Flores.
  • La multa que este año impuso el Ayuntamiento a los organizadores del Orgullo Gay vino acompañada de una foto del vicealcalde compartiendo bebidas junto a varios jóvenes que practicaban botellón, prohibido expresamente por la normativa municipal.
  • Un email enviado por la responsable de Madrid Espacios y Congresos –en la que se integra Madrid Arena- demostraba más tratos de favores: "He hablado con Flores y quiero plantearle la reserva de espacios por contrato para que otros promotores no puedan acusarnos de que contratamos arbitrariamente". El periódico El Mundo, además, ha demostrado que Villanueva contaba con exclusividad e incluso descuentos en el alquiler del recinto.
  • Ya en 2013, el 1 de enero y solo dos meses después de la tragedia, se suspendía por presunto sobreaforo otra fiesta en la discoteca Fabrik cuyo promotor también está vinculado muy personalmente a Villanueva a través de la Asociación de Vecinos de Chueca.
  • Finalmente el diario El Mundo consiguió las grabaciones de una cámara de seguridad que demuestran que Villanueva supervisó cómo varios operarios ocultaban varias cajas con miles de entradas vendidas –las no permitidas- para manipular el recuento.

Semejante lista de errores y mentiras motivó que Ana Botella decidiese ayer cortar la cabeza de su número dos –heredado de la época de Alberto Ruiz-Gallardón como alcalde-. Aunque para hacerlo menos traumático, la alcaldesa obligó a Villanueva a dimitir horas antes.

Incluso después de conocerse todo este despliegue de irregularidades, Villanueva no ha cedido un milímetro en su postura. Pese a que la cadena de televisión Cuatro ha confirmado que la relación de Villanueva con Flores es tan estrecha que el primero participó en la fiesta por el 40 cumpleaños del segundo, el exnúmero dos de Ana Botella sostuvo ayer en su rueda de prensa de despedida que dimite para "serenar los ánimos" y no porque haya usado su cargo "para beneficiarse él o a otros".

Más:

Botella se fue de puente a Portugal pese al suceso del Madrid Arena

Ana Botella, ridiculizada en Alemania

Autores/perfiles de blogs

PUBLICIDAD