Episodios nacionales

La Fiscalía echa el guante al ‘cacique de Orense’

El expresidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar. EFEDespués de 20 años de supuestas malas prácticas y un año después de haberse retirado de la primera línea política, la Justicia ha decidido investigar al expresidente de la Diputación Provincial, José Luis Baltar, por un delito continuado de prevaricación. Según acreditan V. Rodríguez y J. Fraiz en 'El Faro de Vigo', el fiscal jefe de Ourense, Florentino Delgado, ha denunciado al  autodefinido como 'cacique de Orense' por unas contrataciones presuntamente irregulares destapadas por el PSOE en 2010.

Tirando de la manta, la Fiscalía está encontrando testimonios que relacionan a Baltar con la compra de votos. En concreto el exdirigente popular habría 'enchufado' a 115 personas a cambio de apoyos para garantizar a su hijo la victoria en el congreso provincial del PP orensano tras su decisión de dejar el cargo. Así, como en cualquier Monarquía, el poder seguiría estando en la familia.

[Relacionado: Un alcalde de León lleva 8 años cobrando sin ir a trabajar]

Sin embargo algunas de las formas no fueron demasiado discretas. Sin ir más lejos rubricó la contratación de 33 porteros para un centro cultural que contaba con solo dos puertas. Más vigilancia que la entrada a Moncloa.

Con todo ello la Fiscalía considera que hubo una "utilización" del organismo provincial para mantener un estado "clientelar". De ahí que el fiscal jefe mantiene que la contratación de las cerca de 200 personas en la Diputación se llevaron a cabo "sin ningún tipo de procedimiento reglado", y que estarían directamente vinculadas a la época en la que se celebró el congreso del Partido Popular de Ourense, en 2010, y que supuso el traspaso de poder de José Luis Baltar a su hijo, Manuel Baltar, que posteriormente también se convertía en su sucesor en la presidencia de la Diputación. Enchufes de trabajadores en su mayoría vinculados con el Partido Popular, "o bien de manera directa o bien por ser familiares de cargos de esa organización".

Por su parte, José Luis Baltar ha mantenido en todo momento que está  "muy tranquilo" porque las denuncias van a "pinchar en hueso". "El problema no es ir a denunciar al juzgado, el problema es mantener la acusación y aportar pruebas. Vamos a ver cómo se defiende el PSOE en ese tema", ha llegado a sentenciar. El año pasado respondía impasible a las denuncias de la oposición: "Ya todos saben que soy un cacique, pero me siguen votando y a ellos no".

Más:

¿Quién salva a España de sus políticos?

20 familiares 'enchufados' en cargos de Extremadura

Autores/perfiles de blogs

PUBLICIDAD