Fuga de cerebros del PSOE a Podemos

Asier Martiarena
La exvocal del CGPJ Manuela Carmena (izda.) será candidata de Podemos a la Alcaldía de Madrid
La exvocal del CGPJ Manuela Carmena (izda.) será candidata de Podemos a la Alcaldía de Madrid

Nadie tiene duda de que Podemos va a jugar un papel importantísimo ya no sólo en la política nacional, que ya lo hace, sino en las instituciones. Las proyecciones de voto que están mostrando los diferentes sondeos realizados les otorgan la etiqueta de partido bisagra. En Andalucía, sin ir más lejos, el partido que quiera gobernar tendrá que pactar con ellos - salvo que se firme un pacto PP-PSOE contra natura. Y lo mismo parece que sucederá en Madrid, Euskadi y Aragón, entre otros.

Tan buenos son los pronósticos que no es descartable que Pablo Iglesias desembarque en el Gobierno en 2016. Eso está aún lejos y es un reto mayor por el hecho de ser un partido de reciente creación. Pero desde Podemos ya han empezado a trabajar en ello y han comenzado a aprender de quienes sí tienen experiencia en trabajar desde las instituciones. Especialmente de gente vinculada hasta ahora al socialismo tradicional. Así pues a la fuga de votantes del PSOE a Podemos hay que sumar ahora la fuga de cerebros.

Si Pablo Iglesias definió su reunión con el expresidente  del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de interesante y útil: "Para mí fue un placer, aprendí muchísimo. Hablar con gente que no piensa como tú, pero que ha tenido experiencia de Estado y hablar de política en general fue algo interesantísimo".

Y de esa experiencia ha surgido la que ayer fue noticia en la prensa. La designación de la exmagistrada  progresista Manuela Carmena como cabeza de la lista apoyada por la dirección del partido al Ayuntamiento de Madrid.

Jubilada de la judicatura desde 2010, Carmena es en la actualidad miembro del Patronato de la Fundación Alternativas. La 'fábrica de ideas' próxima al PSOE - y equiparable a las FAES para el PP, en el que también participan Felipe González o José Luis Rodríguez Zapatero. Y años antes fue asesora del Gobierno vasco de Patxi López, con rango de viceconsejera, en materia de reconocimiento y atención a las víctimas de abusos policiales.

Y lo mismo ocurre con el candidato al Gobierno regional de Madrid. José Manuel López Rodrígo, fue primero gerente y después director general de la Fundación Pluralismo y Convivencia entre 2005 y 2013, creada por el Gobierno de Zapatero para subvencionar proyectos de las religiones minoritarias.

La apuesta tiene un doble objetivo. Por un lado escuchar a quienes han perdido peso y voz con la llegada de Pedro Sánchez. De hecho aparte del de Zapatero y Bono, los contactos entre Podemos y exmiembros del PSOE han sido muy numerosos. Y por otro tratar de seducir a votantes socialistas indecisos demostrando que Pablo Iglesias ha convencido a algunos de sus exreferentes políticos.

Y no les va mal. La última encuesta publicada por el diario ABC señala que uno de cada cuatro antiguos votantes del PSOE abandonan estas siglas para dar su apoyo a Podemos. El análisis de la transferencia de votos indica dónde han ido a parar los electores que ha perdido por el camino, y las conclusiones son devastadoras para los socialistas: "Entre los ciudadanos que apoyaron al PSOE hace tres años, menos de la mitad se mantiene fiel a las siglas: el 46%. Se trata de una fidelidad de voto bastante inferior a la del PP, que alcanza el 57% entre los que recuerdan que le apoyaron".