Franco saldría de la tumba para el 20-N

Una vez asimilado el adelanto electoral propuesto por José Luis Rodríguez Zapatero el pasado viernes, comienzan a surgir muchas incertidumbres como la elección de la fecha.

Tratándose de la mitad de noviembren, se garantiza que el Gobierno que resulte de las urnas pueda estar perfectamente instalado en su lugar de trabajo el 1 de enero. Así empezará en condiciones el año fiscal.

Pero el 20-N trae a la memoria muchas otras cosas. Especialmente el aniversario de la muerte del dictador o -"tipo autoritario" como llégço a definirlo recientemente el Diccionario Biográfico español (DBE) - Francisco Franco, fallecido en esa misma fecha de 1975.

[Relacionado: Franco: ¿Un "dictador" o un tipo "autoritario"?]

Así, se puede decir que la sombra de la derecha más escorada volverá a planear sobre la candidatura de Rajoy como en 2004 pasara con el Gobierno que acababa de meter a España en la guerra de Irak, o en 2008 con un José María Aznar moviendo los hilos de un equipo en el que todavía figuraban sus apuestas personales trasnochadas, Eduardo Zaplana y Ángel Acebes entre otros.

Y no olvidemos que el miedo a esa derecha es el principal factor que moviliza a la izquierda española, acostumbrada a acudir a las urnas con menor afluencia y compromiso que la derecha que no falla en su cita y cuyo suelo de participación es infinitamente más alto que el de 'la otra España'.

Por si la simple fecha no fuera suficiente, el equipo encargado de elegir el 20-N para los próximos comicios electorales cuenta con otro aliciente para movilizar a los suyos. La comisión que está elaborando el informe sobre la idoneidad de trasladar los restos de Franco y de Jose Antonio Primo de Rivera trabaja con un calendario que finalizaría por esas fechas por lo que el debate estará de nuevo servido. Vamos, que Franco jugará un importante papel en las próximas elecciones generales. La duda es saber a quien beneficiará más su exhumación y desalojo del Valle de los Caídos.

Cuestionado por esto, el equipo de Gobierno tenía muy bien preparada la respuesta. Demasiado, incluso. Algo que ayuda a pensar que la elección ha sido muy meditada. Juzguen ustedes. Zapatero dio hasta tres razones diferentes para argumentar su decisión:

  • Por un lado "la elección el 20 de noviembre se justifica en la necesidad de disponer del tiempo suficiente para poder completar las reformas previstas".

  • Asimismo en noviembre hay algunas "circunstancias singulares", al ser festivo en toda España el día 1 -Todos los Santos- y en Madrid el 9, festividad de la Almudena, que podrían afectar al proceso electoral.

  • Y finalmente el tercer motivo que ha apuntado es que el "futuro gobierno dispondrá de tiempo suficiente para estar en disposición de tomar las riendas del país el 1 de enero de 2012".

Para aquellos que creen en esas explicaciones recuerde: En política casi nada es casual.