España, un país sumergido en el nepotismo

El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda (i), y el presidente de la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas, Ricardo Tarno Blanco (d). EFE
El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda (i), y el presidente de la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas, Ricardo Tarno Blanco (d). EFE

El título lo dice todo. España es un país impregnado de nepotismo . No busquen una moraleja irónica  o un giro de guión en el desenlace de este post. No encontrarán ni lo uno, ni lo otro. La gravedad del asunto es de tal calibre que una mera descripción de los hechos sirve para sonrojar a sus protagonistas y para demostrar que, en mayor o menor medida, sí que existe una casta política aferrada a altos cargos y que hace y deshace a su antojo en todo aquello que le rodea.

Porque ¿cómo se puede explicar entonces que un mes antes de celebrarse unos exámenes para ocupar 14 puestos de "auxiliar de grabación" -equivalente a informático con 2.264,20 euros mensuales de salario- y a los que se presentaron más de 247 aspirantes, un individuo se personara ante un notario para adelantar, sin el más mínimo error, los nombres de los ganadores de los mismas?

[Te puede interesar: La osposición se rebela con las prisas del Gobierno]

Eso ha ocurrido en el Tribunal de Cuentas de España. Un organismo público en el que el nepotismo ha sido tan exagerado que el 14% de sus poco más de 700 trabajadores -casi un centenar- son familiares de altos y exaltos cargos de la institución  . En esa lista hay desde esposas, cuñados, concuñadas, primos carnales, hermanos, sobrinos, hijos, nueras, yernos e incluso a amigos de la infancia. También hay parejas sentimentales y hermanas de éstas. El nepotismo hecho tradición ha permitido que trabajen en el mismo lugar la esposa de un alto cargo y su expareja, bien avenidas y unidas por un puesto en el Tribunal de Cuentas. El mismo organismo encargado de vigilar que los partidos no incurran en irregularidades económicas y de financiación. ¿Hoy por ti mañana por mí?

[Más: El despilfarrador catering de los vuelos de Rajoy

Sin embargo la estrategia de Suárez por preservar la honorabilidad de Miranda, presidente del Tribunal de Cuentas, se ha venido abajo cuando se le han presentado pruebas sobre la adjudicación de reformas a la misma empresa que realizó obras en las viviendas particulares de varios consejeros o cargos de la institución.

Levantadas las alfombras, el Tribunal de Cuentas someterá la gestión de la institución a una auditoría externa y ha anunciado que se "congelará" la contratación de "personal de libre designación".

Sin embargo el problema no es exclusivo del Tribunal de Cuentas, es un mal extendido.

  • Así Alberto Fabra, como presidente de la Generalitat valenciana (PP), nombró como asesor a su cocinero personal cuando éste fue despedido por los recortes  .

  • En Ourense, el PSOE de Ourense detalló 296 casos de cargos públicos del PP o de familiares directos de dirigentes del partido que han sido empleados en los últimos años en diversas instituciones públicas.

  • Y en Madrid, entre los 41 cargos eventuales que hay en las Juntas Municipales de Distrito (que cuestan dos millones de euros al año) y en algunos Grupos Municipales hay varios familiares directos y políticos de cargos electos del Ayuntamiento de Madrid y del Congreso de los Diputados, desde hermanos hasta hijos.

  • También hay casos en el PSOE. Por ejemplo en Benidorm donde, en 2012, el Ayuntamiento socialista aprobó unos decretos por los que "asignó los complementos de productividad" a 15 empleados públicos, entre los que se encontraban familiares de sus ediles y delegados sindicales.

  • Los tentáculos del PSOE, estando José Luis Rodríguez Zapatero de inquilino en Moncloa, sirvieron para colocar en la Comisión de Regulación Económica Aeroportuaria a una exsubsecretaria de los ministerios de Industria y de Ciencia e Innovación y a un director adjunto del gabinete del ministro de Fomento, por entonces José Blanco.

  • Y como venganza por airear los amiguismos de Ourense, el PP local denunció que "el 90% dos contratos realizados por el concejo de  Carballiño  fueron a parar a agentes electorales del PSOE".

Hay ejemplos similares, pero a muy menor escala, de otros partidos, pero los grandes casos los protagonizan PP y PSOE, lo que evidencia que el bipartidismo instaurado en España ha permitido a los dos grandes partidos repartirse buena parte del botín de los cargos públicos y de libre designación.

Más:

 Los políticos se niegan a bajarse el sueldo