Episodios nacionales

En casa de Cospedal el lujo es tradición

Vista exterior de la casa de Cospedal. Knight FrankEl tema de la austeridad va por barrios. En el caso de María Dolores de Cospedal, de todos los de los demás menos el suyo. A no ser que un chalé de 600 metros cuadrados en los exclusivos cigarrales toledanos con 12.000 metros cuadrados extra de terreno se considere austeridad. Como desveló Gonzo, el ex CQC y actual reportero del Intermedio, en su Twitter, la mansión de Cospedal está tasada en 2,3 millones de euros y es calificada simple y llanamente por la consultora inmobiliaria Knight Frank como "una tradicional finca de campo toledana".

El problema es el de la proveniencia del dinero. Todo legal, eso sí, pero de una lujo sonrojante en épocas de crisis cuando la austeridad, la misma que Cospedal resalta cada día afeando la herencia de sus predecesores cada vez que tiene ocasión, es más necesaria que nunca.

[Relacionado: El PP desnuda el despilfarro socialista en Castilla-La Mancha]

Interior de la casa de Cospedal. Knight FrankEn total, la presidenta de Castilla-La Mancha sumó en 2011 unos ingresos netos de más de 168.000 euros, más del doble que el presidente del Gobierno (78.185 euros anuales), según la declaración de bienes de Cospedal publicada en las Cortes castellanomanchegas. Obviamente la presidenta renunció a su acta de senadora el 22 de junio. Pero esperó hasta el último día ya que ese 22 de junio también juró el nuevo cargo en Toledo. De esta manera la exsenadora cobró hasta ese día 32.141 euros más los 25.513 euros que le correspondieron como indemnización tras la renuncia. Una cantidad a la que añadió los 103.289 euros que ganó como secretaria general del Partido Popular.

Lo de sumar cargos también lo practica su marido. Ignacio López del Hierro está presente en los consejos de administración de tres compañías: Renta Corporación, Amper e Itínere. Eso sí, en marzo de este mismo año renunció a formar parte del consejo de administración de Red Eléctrica de España (REE) después de que se conociera su habilidad para compaginar cargos directivos y una vez saltada la polémica por tratarse de una empresa privada controlada por una empresa pública (SEPI). El puesto hubiera supuesto al empresario unos ingresos anuales de entre 130.000 y 180.000 euros brutos. Así no es de extrañar que el matrimonio pueda permitirse mansiones tan lujosas como la que ilustra este post, pero lo que no paga, y se trata de un gasto exorbitado, es el sistema de seguridad de semejante domicilio particular.

Autores/perfiles de blogs

PUBLICIDAD