El PP está obligado a entenderse con Ciudadanos

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (d), conversa con el candidato de su partido a la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado (i). EFE
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (d), conversa con el candidato de su partido a la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado (i). EFE

1+1 es dos.

Este axioma es el que va a motivar el principal giro dramático de lo que queda de campaña. Así contado no parece que sea muy atractivo para el espectador político, pero rascando un poco nos encontramos con verdaderas intrigas palaciegas. Los cálculos los han hecho los miembros del análisis demoscópico del PP en base al CIS y a otros sondeos posteriores, menos halagüeños para sus intereses por el efecto Rodrigo Rato. El mapa que dibujan las encuestas señala que el PP necesita sí o sí a un socio estable para mantener el poder en seis comunidades autónomas: Madrid, Aragón, Cantabria, Castilla-La Mancha, La Rioja y Valencia. Media docena de territorios que podrían cambiar de manos si prosperan los pactos entre PSOE y Ciudadanos para los que Pedro Sánchez ya dio luz verde. Y ese no es otro que Albert Rivera.

[Más: El PP busca cómplica para su pucherazo]

Pronunciar su nombre produce diferentes reacciones dependiendo de las estancias del PP en las que se haga. En algunos suena a música celestial, y en otros equivale más o menos a una marcha fúnebre.

Por ejemplo, el último debate de Telemadrid -celebrado ayer entre los candidatos al Gobierno regional- permitió a sus telespectadores ser testigos de cómo Cristina Cifuentes (PP) e Ignacio Aguado (Ciudadanos) flirteaban en base a un posible pacto anticorrupción. Aguado invitó a Cifuentes a firmarlo a pie de página para conseguir contrapartidas, y ésta no dudó en mostrarse dispuesta a ser "la primera en dar un paso adelante" contra esta "lacra".

Sin embargo en Valencia no ocurre lo mismo. Albert Rivera ha bloqueado cualquier movimiento de su partido hasta que el PP valenciano no le sirva la cabeza de Rita Barberá, alcaldesa de la capital del Turia, en bandeja de plata como icono del cambio de ciclo. Consciente de que Ciudadanos va a por ella, Barberá ha optado por quemar todas sus naves en esta última semana y media de campaña: "Lo peor que le puede pasar a los valencianos es que gobierne Ciudadanos", ha llegado a señalar en varios actos políticos con la intención de enturbiar la relación entre ambos partidos y de neutralizar cualquier acuerdo por parte de sus superiores.

Pero sus superiores, en este caso Alberto Fabra, solamente piensa en él: Según el CIS, el PP lograría entre 33 y 35 escaños, mientras que el PSOE lograría 22 o 23; Podemos 19 y Compromis 7-8. Ciudadanos, por su parte, tendría 16 escaños. La suma de PP y Ciudadanos rozaría la mayoría absoluta y permitiría a los populares uno de sus bastiones.

A medio camino están Cantabria, Castilla-La Mancha, Aragón o La Rioja.

En Aragón la atomización de su Cámara de representantes deja en el aire la presidencia de Luisa Fernanda Rudi sujeta a pactos de todo tipo en los que Ciudadanos es el partido bisagra. Algo muy parecido a lo que se cree que puede ocurrir en La Rioja cuando se haga el recuento de votos en la noche del 24 al 25.

En Cantabria los 4-5 escaños que le faltarían al PP se corresponden con la horquilla de representantes del partido naranja.

Y la llave de todo este tinglado está en Castilla-La Mancha. La reforma electoral que realizó Maria Dolores de Cospedal no le es suficiente al PP para garantizarse el poder. Se quedaría con 15 escaños, a dos de la nueva mayoría de 17 que se sacó de la manga la secretaria general del PP. Y no hay ningún otro socio posible más que Ciudadanos ya que el resto de votos se los reparten PSOE y Podemos. Si Cospedal, quien ya ha dejado caer que quiere dejar la secretaria general del partido para ocupar sólo un cargo, necesita a Ciudadanos, no dudará en pactar. Lo que sea por retener el cargo. Y si eso sucede, Barberá puede darse por perdida, por no decir otra cosa porque el PP abrazará a Ciudadanos tantas veces como sea necesario.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente