Chacón, Aguirre, Sáenz de Santamaría: el futuro de España pasa por una mujer

Asier Martiarena

María Teresa Fernández de la Vega inició el camino y Soraya Sáenz de Santamaría, Carme Chacón y Esperanza Aguirre pueden acabar superándola. El futuro de España pasa por una mujer. Eso dice la encuesta de Tns Demoscopia, empresa dedicada estudios de opinión, que en su último sondeo con motivo del ecuador de la legislatura ha pulsado la opinión de los votantes del PP y el PSOE para conocer sus preferencias sobre el mejor candidato o candidata a la presidencia del gobierno de sus respectivos partidos.

Y la ciudadanía apuesta por una mujer.

En el PP, además del peso específico que la vicepresidenta Sáenz de Santamaría atesora, aparece en primer lugar Esperanza Aguirre. 3 de cada 10 encuestados la consideran candidata ideal para suceder al actual líder del Ejecutivo. Su ventaja es tal que incluso dobla al expresidente Aznar (13,3%) y triplica a Mariano Rajoy (10,5%) y reduce al máximo las opciones del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (5,5%).

[Relacionado: El poder de Soraya Sáenz de Santamaría incluye el espionaje español]

En el PSOE, la que fuera ministra de Defensa en el segundo mandato de Rodríguez Zapatero, Carmen Chacón, lidera la carrera política con el 27,1% de los votos. En su caso el dominio no es tan amplio como el de Aguirre, pero aventaja al exlehendakari Patxi López en 3 puntos (24,8%) y al actual secretario general del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, Eduardo Madina, en 9 (18,3%).

El último trecho hasta la cima de Moncloa parece resistirse pero no así el resto de Altos cargos de la Administración: Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid; Yolanda Barcina, en Navarra o Luisa Fernanda Rudi en Aragón ya han roto las barreras de las presidencias autonómicas. Rosa Aguilar en Córdoba o Rita Barberá en Valencia han hecho lo propio con las Alcaldías de grandes plazas. Solamente faltaría la presidencia del Gobierno. Argentina, Irlanda, Australia, Brasil o Alemania ya han dado el paso aunque en España la cota más alta la han alcanzado De la Vega y Sáenz de Santamaría.

Con todo, la primera presidenta de España parece estar más cerca que nunca aunque no ha sido fácil derribar las barreras existentes. A Clara Campoamor, política española y principal impulsora del sufragio femenino en España, logrado en 1931, le dijeron que España no estaba preparada para que las mujeres votaran porque quien les iba a dar la papeleta era el padre o el marido. Y quien se lo dijo fue la izquierda quien pensaba que el voto de la mujer -muy influido por la Iglesia- era mayoritariamente de derechas.