Botella dispara su número de asesores

Episodios nacionales
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha recorrido las calles de Madrid en una de las nuevas bicicletas eléctricas.

Ana Botella no está sola. Detrás de cada una de sus decisiones hay un Ejército de asesores. Concretamente dos. El suyo, un equipo que ha ido completando en sus tres años como alcaldesa. Y el de su predecesor, Alberto Ruiz-Gallardón, que no goza de su máxima confianza pero que, por si acaso, no ha sido desmantelado.

En total Ana Botella cuenta con 216 miembros de la exclusiva Red 6000, el apelativo con el que se conoce a los cargos de confianza y cuyo nombre hace referencia al sueldo que, aproximadamente, cobran todos ellos al mes. El escándalo lo ha destapado El Economista  al recoger datos a 1 de julio de 2014 que se desglosan de la siguiente manera: 86 asesores, más 84 eventuales de los grupos políticos, los 5 de los Organismos Autónomos y los 41 de las Juntas de Distrito.

[Más: Ana Botella se mofa de Grecia]

Estos dos centenares de cargos, que han sido elegidos a dedo sin haber superado ningún tipo de examen u oposición, les cuestan a los madrileños 10,3 millones de euros al año.

Un buen pico que no solo no conoce recortes sino que,además, en este 2014 ha tenido una subida de sueldo del 34%. Todo figura en el decreto el 11 de noviembre del 2013 por el que se modificaron las retribuciones del equipo de asesores del gobierno municipal creando una nueva figura: la del asesor vocal. Este cuerpo de 'élite' cobra 70.511,14 euros, solo 2.000 euros menos que el presidente del Gobierno.

Entre los asesores hay alguno más polémico que otro. Son los casos de la asesora técnica Cristina Aguirre Gil de Biedma, hermana de Esperanza Aguirre, quien fue contratada por la concejal-presidente de Hortaleza, Almudena Maíllo. Y de Ángel Carromero, vicesecretario general de Nuevas Generaciones del PP de Madrid y a quien Begoña Larraínzar le mantuvo como consejero a pesar de ser condenado en Cuba por la muerte en accidente de tráfico de los disidentes cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero.

A esta guardia pretoriana hay que sumar el círculo de empleados directos de la alcaldesa. En total Ana Botella tiene a nueve trabajadores a su disposición: una jefa de secretarias, un apoyo a la jefa de secretarias, tres auxiliares de secretaría, un apoyo a las secretarias, un jefe de negociado y dos chóferes.

La polémica sobre los gastos de la alcaldesa no es nueva. En 2012 el semanario alemán Der Spiegel criticó a la actual primera edil madrileña al desvelar que, en un contexto de recortes en todo el país, cuenta con un despacho "más grande que el Despacho Oval de la Casa Blanca" y tiene a su servicio un mayordomo "cuyo único deber es el de servir café para ella y para sus invitados".

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha tildado estas afirmaciones de leyendas urbanas transmitidas por las redes sociales. En un post publicado en su blog, la alcaldesa destacó las luces y sombras de las redes sociales que, al tiempo que permiten romper barreras, son muchas veces escenario para una "información parcial, sesgada o directamente falsa".