Aznar, el comisionista que faltaba por salir a la luz

El expresidente del Gobierno José María Aznar. EFE/Archivo
El expresidente del Gobierno José María Aznar. EFE/Archivo

Del 5%, del 3% o del 1%

, las comisiones son comisiones. Una práctica tan extendida que ya se da por aceptada. Como guinda al festival de corruptelas destapado este lunes ha entrado en escena el nombre de José María Aznar. El expresidente del Gobierno fue contratado en septiembre de 2010 por Befesa, una filial del grupo Abengoa, para que ejerciese de intermediario del entonces presidente libio Muamar El Gadafi para librar con éxito la adjudicación de cuatro desaladoras.

[Más: Rajoy se cabrea porque no le dieron el chivatazo de Granados]

De aquella Aznar pactó una comisión del 1% sobre todos los contratos que la empresa lograse en el país, hasta un máximo de 250 millones de euros de facturación, y del 0,5% a partir de esa cantidad. Así lo desvela El diario.es que señala que aunque la guerra civil que estalló en Libia a principios de 2011, y la posterior muerte de Gadafi, dieron al traste con el negocio, el expresidente del Gobierno se embolsó 100.000 euros como adelanto.

Un buen pico para la gran mayoría de los ciudadanos pero que debió saber a poco al vallisoletano a tenor de la gallardía e insistencia con la que criticó públicamente a Estados Unidos -dejando atrás los lazos tejidos en las Azores- por lanzar un ataque militar contra el régimen del líder libio, a quien calificó de "amigo" de Occidente. De hecho el mejor de los escenarios posibles le hubiera reportado hasta 6 millones de euros ya que la inversión total de Abengoa estaba estimada en 950 millones de euros. Así se entiende que en diferentes intervenciones públicas en el extranjero Aznar definiera a Gadafi como "un hombre extravagante, un hombre raro", pero también "un amigo".

Las pruebas son inequívocas y se unen a la lista de contraprestaciones de este tipo cobradas por políticos en Baleares (se habla del 5% al 10%) en Madrid enmarcadas en la 'Operación Púnica' (de hasta el 3%) y en Cataluña (el famoso 3% destapado por José Montilla y aplicado al 'clan Pujol') para la licitación y adjudicación de obras y contratos de índole muy diversa.

Los casos de corrupción se han extendido por toda la geografía, sin distinción de siglas y como prueba de la avaricia de quienes no dudan en aprovecharse de su cargo para enriquecerse. Incluso los recién llegados como demuestra el hecho de que cinco de los seis alcaldes detenidos el lunes tan sólo llevaran en el cargo desde 2011. No pasa un solo día sin noticias de este tipo. Ayer fue el turno del exconseller socialista Joaquim Nadal, imputado por un posible fraude en una permuta de terrenos.

Pero nadie en el partido quiere criminalizar a Aznar. Así fuentes cercanas al expresidente señalan que cobró una remuneración "perfectamente transparente, declarada y tributada" a Hacienda. Habrá que ver qué opinan de que Aznar tirara de recursos públicos para sellar ese acuerdo. En concreto de Pablo Casado, entonces funcionario como vocal asesor de la oficina del expresidente, quien ejerció de interlocutor entre ambas partes.

Relacionado:

El PP rechaza celebrar un Pleno sobre corrupción

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente