Episodios nacionales

Asesores fantasma: 2.500 euros al mes sin ir a trabajar

Miguel Soler, PSPV. EPLa facilidad con la que muchos políticos, asesores y altos cargos han despilfarrado dinero público está saliendo a la luz ahora que la crisis ha obligado a adelgazar nóminas, reducir presupuestos y vigilar concesiones. Muchas de esas historias han permanecido ocultas hasta hoy que se están conociendo verdaderos dispendios difíciles de justificar como el de Miguel Soler.

Un asesor que firmó su contrato el pasado 27 de junio al servicio del Partido socialista de Valencia (PSPV). Para dar fe, su incorporación fue tramitada por el presidente de Les Corts, Juan Cotino, quien nombró a Soler secretario del vicepresidente segundo de la Mesa de la Cámara valenciana, Ángel Luna.

Todo ello en el mismo lugar desde el que se acusa a las familias más necesitadas de gastarse las ayudas en teles de plasma.

[Relacionado: El despilfarrador catering de los vuelos de Rajoy]

Hasta aquí bien, ¿verdad? Cargos de este tipo son de libre designación por mucho que se esté comprobando día tras día que sirven para enchufar a amigos y familiares. Sin embargo lo de Miguel Soler es un escándalo ya que, a pesar de haberse cumplido ya cinco meses desde su nombramiento a razón de 2.500 euros brutos mensuales más dos pagas, Soler no ha fichado ni un solo día en su puesto en Les Corts Valencianes.

Sí que acudió un día, en julio, pero lo hizo de visita ocupando la mesa presidencial de un acto que protagonizó Alfredo Pérez Rubalcaba en Valencia. En total, 12.500 euros directamente a su bolsillo por no hacer nada. Más que un sueldo Nescafé.

En total, se calcula que todos los asesores de España cuestan a los ciudadanos 850 millones de euros.

Según relata el diario Las Provincias, la llegada del nuevo personal de confianza a Les Corts se produjo después de la victoria de Ximo Puig en el congreso  socialista de Alicante tras derrotar al anterior secretario general del partido, Jorge Alarte.

Aquel triunfo se basó, según cuentan los medios locales, en una serie de promesas que Puig se ha visto obligado a cumplir pese a que "la caja fuerte está vacía". Las apreturas económicas de los socialistas valencianos son el principal quebradero de cabeza de la actual dirección, pero está claro dónde no ven a meter la tijera.

Más:

Los políticos se niegan a bajarse el sueldo

En España sobra uno de cada tres concejales

Autores/perfiles de blogs

PUBLICIDAD