Cuaderno de Historias

Hallar la tumba de Alejandro Magno, el sueño dorado de los arqueólogos

Mosaico representando a Alejandro Magno, el más famoso de los reyes de Macedonia (Wikimedia commons)Mosaico representando a Alejandro Magno, el más famoso de los reyes de Macedonia (Wikimedia commons)

Varias son las ocasiones en las que se ha realizado algún tipo de ranking donde mostraban cuáles eran los hallazgos arqueológicos más importantes que se han realizado, siendo infinidad, y de lo más variado, los descubrimientos que cada uno de los expertos han señalado como favoritos.

Diferente es cuando lo que se les pregunta sobre cuáles creen que serían los descubrimientos arqueológicos más importantes que podrían realizar, quedando la lista reducida a media docena, entre las que destacarían el localizar los restos de Jesucristo, el Santo Grial o la tumba de Alejandro Magno.

[Te puede interesar: Los tesoros y secretos que escondía la milenaria ciudad sumergida de Heracleion]

Y si han de elegir entre estos tres, son muchos los que se decantan por lograr localizar dónde se encuentra la ubicación en la que reposan los restos del más famoso de los reyes de Macedonia. Su hallazgo permitiría saber cuál fue la causa real de su fallecimiento, que tanto ha intrigado a los historiadores a lo largo de los siglos.

Representación de la muerte de Alejandro Magno pintada por Karl von Piloty en 1886 (Wikimedia commons)Representación de la muerte de Alejandro Magno pintada por Karl von Piloty en 1886 (Wikimedia commons)Por un lado existe la hipótesis del envenenamiento, en una época en la que eran muy comunes las traiciones y luchas por hacerse con el poder. Otra de las teorías sobre las causas de la muerte del líder macedonio que tiene más peso es una posible malaria que contrajo tras ser picado por un gran número de mosquitos mientras dirigía una expedición por un pantano cercano a Babilonia. Fue a mediados de mayo del año 323 a.C y en apenas dos semanas fallecía tras altas fiebres y una dolorosa agonía.

Tal y como dejó dicho, lo sucedería en el liderazgo del imperio aquel que fuera el más fuerte, por lo que a partir del momento en el que se produjo el fallecimiento comenzó una feroz disputa por hacerse con el control.

Todos aquellos que aspiraban a la sucesión estaban en el convencimiento de que aquel que tuviera el control sobre los restos mortales de Alejandro Magno poseería una legitimidad por encima de los demás a la hora de gobernar. Esto provocó que el cadáver del rey macedonio se convirtiera en mucho más que un símbolo.

[Te podría interesar: Hallados los restos de una posible princesa anglosajona del siglo VII]

Según cuentan las crónicas, se le construyó un mausoleo convirtiéndose aquel sitio en lugar de peregrinaje y culto a lo largo de los siguientes seiscientos años (aproximadamente). Pero se calcula que fue sobre los siglos III y IV d.C cuando se decidió sellar y ocultar la tumba con el fin de protegerlo de la represión y destrucción que los cristianos hicieron de los símbolos y monumentos paganos.

Fue a partir de ese momento en el que se comenzó a especular sobre el lugar en el que acabaron escondidos los restos funerarios de Alejandro III de Macedonia. En el último siglo se calcula que han sido cerca de 150 las expediciones que se han realizado a la busca de la tumba de Alejandro Magno, siendo múltiples los lugares señalados como posible enclave en el que poder encontrarlo y sin que se haya obtenido éxito alguno.

Ya sea en el desierto libio de Siwa, en el enclave del antiguo Reino de Macedonia, las ruinas de Kom el-Dikka (en la antigua Alejandría), la  Basílica de San Marcos de Venecia o en cualquier otro punto a lo largo y ancho de Egipto, no se ha hallado en ninguno de ellos la tumba, aunque sí múltiples evidencias, rastros o pistas.

[Te puede interesar: El invencible Batallón Sagrado de Tebas compuesto únicamente por homosexuales]

Cada vez que se inicia una expedición arqueológica se pone toda la ilusión y deseo de que ese sea el lugar definitivo. Pero ya no solo los expertos deben investigar en los diferentes e hipotéticos lugares donde se podría encontrar, con el gasto de recursos que ello comporta, sino que también han de batallar con todo tipo de información falsa que circula alrededor de la tumba de Alejandro Magno y los múltiples bulos que se ponen en circulación para hacer creer que se ha logrado encontrar.

El pasado mes de abril se produjo el último de estos engaños en el que se anunciaba a través de una web que un equipo del Centro Polaco de Arqueología había logrado encontrar la tumba de Alejandro Magno en un mausoleo de mármol y oro a tan solo 60 metros  de la mezquita de Nabi Daniel, un hecho que adquirió cierta notoriedad a través de la red y que tuvo que ser desmentido, tal y como informó posteriormente la web de noticias greekreporter.

Ilustración que representa el catafalco funerario de Alejandro Magno (Wikimedia commons)Ilustración que representa el catafalco funerario de Alejandro Magno (Wikimedia commons)

Fuentes de consulta:  greekreporter / worldnewsdailyreport / wikipedia / archaeology.org

Sepultura de Ciro el Grande, fundador del imperio persa aqueménida. Construida en el año 528 a.C., es la estructura con tecnología de aislamiento sísmico más antigua que se conoce y se alza unos 11

... más  

Sepultura de Ciro el Grande, fundador del imperio persa aqueménida. Construida en el año 528 a.C., es la estructura con tecnología de aislamiento sísmico más antigua que se conoce y se alza unos 11 metros sobre el nivel del suelo. (درفش کاویانی/Wikimedia)

menos 
1 / 11
Wikimedia Commons | Foto de کاویانی/Wikimedia
mar, 23 jul 2013 17:00 CEST

Suscríbete a nuestros blogs:

[X]

Cómo subscribirse

Abra cada sección para suscribirse utilizando Añadir a Mi Yahoo o feeds Suscribirse al RSS.

Yahoo Noticias ofrece docenas de feeds RSS que puede leer in Mi Yahoo o usando un software lector de noticias RSS de otro proveedor. Haga clic aquí para más información sobre RSS y cómo puede usarlo con Yahoo Noticias.