El tractorista que quiso demostrar que podía fabricar los mejores automóviles deportivos

Ferruccio Lamborghini, el tractorista que quiso demostrar que podía fabricar los mejores automóviles deportivos (Wikimedia commons)
Ferruccio Lamborghini, el tractorista que quiso demostrar que podía fabricar los mejores automóviles deportivos (Wikimedia commons)

Los Lamborghini están considerados por muchos aficionados a los coches deportivos como los automóviles perfectos, cuya línea y prestaciones superan en muchos aspectos a los de sus competidores. Pero detrás del origen de la creación de estos vehículos hay una curiosísima historia.

Resulta que Ferruccio Lamborghini era hijo de un agricultor que supo ver un gran negocio y sacar provecho al excedente de vehículos militares tras finalizar la Segunda Guerra Mundial. Como buen emprendedor aprovechó las piezas de éstos para construir tractores a través de la empresa que fundó en 1949: Lamborghini Trattori SA

[Te puede interesar: Cómo Edison creó Hollywood contra su voluntad]

Cabe destacar que en 1948, un año antes de fundar la empresa de tractores y a la edad de 32 años, Ferruccio había intentado ser piloto de carreras con un viejo Fiat Topolino modificado por él mismo y con el que participó en la entonces prestigiosa competición automovilística de las Mil Millas (Mille Miglia) pero que lo dejó tirado al salirse de una curva y empotrarse contra la pared de un restaurante de carretera.

A lo largo de las siguientes dos décadas se hizo con gran parte del mercado de la maquinaria agrícola, amasando una inmensa fortuna que le permitió al señor Lamborghini gastar parte de su dinero en lo que había sido su debilidad desde sus años de juventud: los coches deportivos. Adquirió los vehículos más potentes y caros que en aquel momento había en el mercado, entre los que se encontraba un Ferrari.

Ferruccio Lamborghini en 1963 junto a dos de sus ingenieros mostrando el motor fabricado (Wikimedia commons)
Ferruccio Lamborghini en 1963 junto a dos de sus ingenieros mostrando el motor fabricado (Wikimedia commons)

Pero, tal y como apuntan un buen puñado de fuentes consultadas, parece ser que 

Ferruccio encontró que su flamante Ferrari tenía varios problemas, sobre todo con la potencia del motor y el embrague, motivo por el que le comentó dicha deficiencia a Enzo Ferrari.

Según indican, al propietario de la prestigiosa marca  de automóviles no le sentó demasiado bien el comentario y su contestación al mismo fue que un tractorista no le iba a enseñar a él nada sobre coches deportivos.

La respuesta tampoco debió ser del agrado de Lamborghini quien decidió darle un escarmiento a Ferrari invirtiendo gran parte de su fortuna (en aquellos momentos ya era uno de los hombres más ricos de Italia) en montar su propia fábrica de automóviles deportivos.

[Te puede interesar: Hugo Boss, el sastre al que no querían perdonar su pasado nazi]

Hizo levantar la planta más moderna de la época a muy pocos kilómetros de la de su competidor y a base de talonario llegó a fichar a ocho de los ingenieros que trabajaban para Ferrari.

En noviembre de 1963 se presentó oficialmente en el Salón del Automóvil de Turín su primer automóvil deportivo fabricado, el ‘Lamborghini 350 GT’, en el que había incorporado todas aquellas mejoras que Ferruccio vio que le faltaban a los otros coches.

En 1963 Lamborghini fabricó el 350 GT su primer automóvil deportivo (Wikimedia commons)
En 1963 Lamborghini fabricó el 350 GT su primer automóvil deportivo (Wikimedia commons)

A partir de ahí Lamborghini se convirtió en uno de los más famosos fabricantes de automóviles deportivos.

Como dato curioso, cabe destacar que el símbolo de Lamborghini es un toro y la mayoría de sus autos han sido bautizados con nombres relacionados con la tauromaquia. Esto se debe a un par de motivos: por un lado el signo zodiacal de Ferruccio Lamborghini era ‘Tauro’ y por otro su gran afición a las corridas de toros, lo que lo llevo a utilizar el nombre de algunos famosos astados, ganadería, utensilios o lugares que tienen que ver con el entorno taurino.

Fuentes de consulta: Lamborghini / independent / historiasdelmotor / diariomotor

[Te puede interesar: Henry Ford, el norteamericano al que más admiró Adolf Hitler]

 

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente