La supuesta conexión nazi en la isla de Fuerteventura

Cuaderno de Historias
Villa Winter, la supuesta conexión nazi en la isla de Fuerteventura (Foto Alfred López)

Aquellos que sois lectores habituales del Cuaderno de Historias sabéis que de vez en cuando os traigo al blog algún post con un curioso relato relacionado con la época del nazismo y los personajes que estuvieron directa o indirectamente involucrados.

La entrada de hoy quiero dedicarla a una historia de la que poco se sabe a ciencia cierta y que la mayoría de la información que hay sobre ella es pura especulación, siendo transmitida en su mayoría oralmente por los habitantes de Fuerteventura; isla que he tenido el placer de visitar días atrás y recorrerla en busca de alguna pista que me llevase a saber más sobre un enigmático personaje llamado Gustav Winter que residió allí a lo largo de seis décadas y que, según cuentan un gran número de lugareños, estuvo supuestamente relacionado con el Tercer Reich, convirtiéndose en un valiosísimo punto de conexión y abastecimiento para los nazis entre Alemania y toda esa zona del océano Atlántico.

[Te puede interesar: El filonazi que resultó ser demasiado cruel incluso para los propios nazis]

Cierto o no, la historia es lo suficientemente curiosa y atractiva para ser explicada en este blog e incluso para haber formado parte de algunas famosas novelas (por ejemplo Fuerteventura, de Alberto Vázquez-Figueroa, El contenido del silencio, de Lucía Etxeberría o Cofete, de Ricardo Borges Jurado).

Gustav Winter llegó a España en 1915 a la edad de 22 años con el fin de terminar sus estudios de ingeniería en Madrid. Una década después se hace cargo de poner en marcha un buen número de centrales térmicas por toda la península y posteriormente se traslada a las Islas Canarias, lugar del que queda prendado, sobre todo de Fuerteventura, donde se instala a vivir recién iniciada la década de los años 30.

A partir de ahí se entremezclan los datos de los que hay verdadera constancia con lo especulativo y la rumorología.

Artículo del semanario Stern sobre Gustav Winter (villawinter)

De lo que sí que se sabe con certeza es que arrendó gran parte del sur de la isla (península de Jandía), se valló y obligó a trasladarse a otros lugares a los pocos habitantes que vivían en esa desértica zona y una serie de inexplicables cosas se comenzaron a realizar, entre ellas la construcción de dos pistas de aterrizaje para el que debía ser un aeropuerto comercial. Algo que no se entendía demasiado debido a  la situación geográfica del mismo y  los fuertes vientos que en aquella zona había.

Winter invirtió gran parte de su capital en negocios relacionados con la pesca y los cementos, fracasando en ambas empresas, invirtiendo después en el sector turístico. Se especula mucho con sus supuestos viajes a Alemania para buscar financiación, sobre todo al producirse en plena época de expansión y esplendor del nazismo, comenzando a surgir las leyendas urbanas que lo vinculan secretamente con el gobierno de Hitler y sobre todo con su lugarteniente Hermann Göring.

Supuestamente Göring y Winter alcanzaron un acuerdo por el que la parte sur de Fuerteventura serviría como ‘etappendienst’ o base de aprovisionamiento para los submarinos del ejército alemán.

La rumorología y sospechas de que algo extraño se llevaba a cabo fue mayor coincidiendo con la construcción en 1946 de una gran casa de dos plantas en Cofete, en uno de los puntos más alejados hacia el sur en la isla y que sería conocida como Villa Winter.

Se dice que aquel lugar se convirtió en el punto al que fueron a parar un buen número de jerarcas nazis tras la caída del Tercer Reich antes de desperdigarse y esconderse en otros países. Incluso muchos son los que sostienen que el propio Führer podría haber ido a parar allí antes de viajar hasta Argentina.

[Te puede interesar: La organización que ayudó a escapar de la justicia a un buen número de criminales nazis]

Como comentaba al inicio del post, esto es pura especulación y no existe prueba alguna de todo ello.

Uno de los vehículos sobre raíles encontrados en la Villa Winter (Wikimedia commons)

Se hacía sospechoso que en la casa se hubiese construido una torre, desde donde supuestamente se podía controlar y divisar el tránsito marítimo de la zona.

Muchos son los que señalan que bajo la casa se construyó un túnel que iba a parar directamente al mar. Evidentemente de dicho túnel no hay constancia alguna ni ha sido encontrado por los numerosísimos curiosos que hasta la Villa Winter se han acercado en los últimos años, aunque se escudan en que el acceso está escondido tras una de las muchas partes de la casa a las que no se puede acceder.

Hay incluso quien asegura que en el caserón había una estancia que parecía un quirófano y donde, posiblemente, se podría haber realizado operaciones de cirugía estética. También llama la atención el haber encontrado baterías eléctricas que pertenecían a algún submarino o algunos rieles y vehículos que iban sobre ellos a una distancia no superior a doscientos metros de la casa, muy similares a los utilizados en la minería o cuando se realiza algún tipo de túnel.

Gustav Winter falleció en 1971 a la edad de 78 años en Las Palmas de Gran Canaria, su familia se deshizo de la villa y muchas han sido las demandas interpuestas por sus herederos con el fin de defender la honorabilidad del ingeniero y acabar con cualquier tipo de acusación de colaboración con el nazismo.

[Te puede interesar: El impresionante complejo hotelero nazi que jamás se estrenó]

Dejando siempre en duda gran parte de las informaciones que son puramente especulativas, he creído que esta historia era lo suficientemente curiosa para acercarla al blog.

Quiero agradecer desde aquí a los muchos majoreros (gentilicio de los habitantes de Fuerteventura) que me han aportado datos y muy especialmente al guía Luca Avanzi, a sus explicaciones y excursión por toda la zona.

Otras fuentes de consulta: villawinter / canariasahora / laprovincia