Roger Bushell el héroe al que jamás condecoraron

Alfred López

Meses atrás traía al blog Cuaderno de Historias un post en el que relataba cómo, tras el asesinato de Reinhard Heydrich (lugarteniente de Hitler en el ‘Protectorado de Bohemia y Moravia’) el Führer había mandado arrasar toda la región hasta encontrar a los culpables.

Hasta ahora se sabía el nombre de los autores materiales que cometieron el atentado contra ‘el carnicero de Praga’: los milicianos Jan Kubiš y Jozef Gabčík. Poco se sabía, aunque mucho se había especulado, sobre la identidad del autor intelectual que lo planeó.

[Relacionado: El pueblo que fue masacrado como consecuencia de una rabieta de Hitler]

Finalmente (con décadas de retraso) se llegó a la conclusión de que el gran artífice del plan fue Roger Bushell, uno de esos héroes de guerra cuya figura pasó casi desapercibida en su época y que no recibió una merecida condecoración ni los honores correspondientes por todo el ingenio que aportó, gracias a su gran habilidad para trazar y llevar a cabo planes perfectos.

Sin embargo, a pesar de que su nombre no figura inscrito en un lugar destacado de la historia de la IIGM, sus actos sí que son mundialmente conocidos, sobre todo gracias a una de las películas más famosas que se han rodado: 'La gran evasión', cuya trama está basada en los hechos reales que acontecieron en el campo de prisioneros de guerra de la Luftwaffe 'Stalag Luft III' y que relataba la fuga por parte de un grupo de militares allí encerrados.

Roger Bushell fue su gran ideólogo, a pesar de que, tanto en la novela como en el film, apareciera su personaje con el nombre de Roger Barlet (papel interpretado por el actor Richard Attenborough).

Stalag Luft III era el tercer campo de prisioneros del que lograba escaparse (en un periodo de 4 años). Su anterior fuga se produjo del campo Oflag VI-B, logrando llegar hasta Praga y permanecer escondido en casa de la familia Zeithammie, miembros de la resistencia antinazi y que le ayudaron durante los ocho meses que estuvo allí.

Es en ese periodo concreto (que concuerda en fechas y lugares) en el que los historiadores señalan a Bushell como el ideólogo del atentado a Heydrich.

Pero, a pesar de la búsqueda que se organizó, la Gestapo no atrapó a Roger Bushell a raíz del asesinato del lugarteniente de Hitler, sino por el despecho de la joven hija del matrimonio Zeithammie, quien se había enamorado perdidamente del militar británico (aunque había nacido en Sudáfrica).

Tras verse rechazada por Bushell la chica confesó a un amigo que lo tenía escondido en su casa. La Gestapo detuvo al militar, trasladándolo al campo de Stalag Luft III y fusiló a todos los miembros de la familia Zeithammie (incluida la muchacha).

Pero los grandes logros y méritos en la vida de Roger Bushell no se limitan a los años que pasó en la IIGM (murió en 1944 tras ser capturado del la fuga de Stalag), sino que anteriormente a su incorporación al ejército ya había destacado por bastantes motivos.

Durante los primeros años de la década de los años 30 fue un destacado deportista que representó a Gran Bretaña en numerosos eventos y competiciones, ganando trofeos tanto de atletismo como de esquí, del que fue capitán del equipo nacional entre 1930 y 1932.

Su técnica era tan depurada, y fue tan importante en ese deporte, que incluso una competición de esquí alpino que se celebra en St. Moritz (Suiza) lleva su nombre.

A Roger Bushell también le apasionó volar, llegando a formar parte del selecto y exclusivo ‘Escuadrón de los Millonarios’, del que os hablé en una entrada publicada en este mismo blog hace un par de años.

[Relacionado: Batallón 601: el ‘Escuadrón de los Millonarios’]

Pero no sólo el deporte se le dio bien, ya que fue un notable estudiante, licenciándose en Derecho por la Universidad de Cambridge. A pesar de ello, no todos confiaban en sus dotes como abogado, creyendo que estaba más centrado en su carrera deportiva que profesional. El estallido de la guerra truncó sus sueños deportivos, laborales y personales (estaba prometido en el momento que se incorporó a filas).

Quizás no destacó como militar (debido a que pasó la mayoría del tiempo como prisionero), pero sí como un gran estratega y organizador, a pesar de que jamás se le reconocieron oficialmente ninguno de sus méritos logrados durante la Segunda Guerra Mundial.

Fuentes: dailymail / executedtoday