¿Quiso Hitler firmar la paz con el Reino Unido?

Rudolf Hess voló hasta Escocia supuestamente para reunirse con el Duque de Hamilton (Wikimedia commons)
Rudolf Hess voló hasta Escocia supuestamente para reunirse con el Duque de Hamilton (Wikimedia commons)

Iniciado 1941 y llevando en marcha un año y medio la Segunda Guerra Mundial, Adolf Hitler se veía como el momentáneo gran triunfador del conflicto y estaba convencido que antes de que acabase el año la guerra habría llegado a su fin y él controlaría la práctica totalidad del continente europeo.

Tras la capitulación de Francia del 25 de junio de 1940 y el aplastante bombardeo sometido por la Luftwaffe (fuerza aérea nazi) sobre la ciudad de Londres de ese mismo año, el Führer veía que el enemigo más duro a batir era la URSS.

[Relacionado: Mapa interactivo del atroz bombardeo nazi sobre Londres]

Pero esa era una empresa complicada y estaba convencido de que debía centrar todas sus fuerzas en acabar con los soviéticos, fue por ello que desde la cancillería se trazó un plan para llegar a un acuerdo de paz con los británicos y unir fuerzas para luchar contra Stalin.

Dentro de los planes de Hitler entraba deshacerse (políticamente) de Winston Churchill y en su propuesta de paz uno de los puntos importantes era la sustitución del Primer Ministro. Para ello contaría con el apoyo y beneplácito de personalidades claves del Reino Unido, entre ellos el Duque de Kent, hermano menor del rey Jorge VI, y del Duque de Hamilton, a quien conoció durante los  Juegos Olímpicos de Berlín de 1936.

Y es precissamente éste último quien debía ser la pieza clave para realizar un encuentro en el que se sentasen las bases sobre el plan de paz entre británicos y germanos. Al menos así es como lo apuntan la mayoría de historiadores y expertos que sostienen que la noche del 10 de mayo de 1941 debía reunirse Douglas Hamilton con un emisario recién llegado del Tercer Reich: ni más ni menos que Rudolf Hess, mano derecha de Hitler, quien había viajado hasta Escocia pilotando él mismo un avión Messerschmitt Bf 110.

El meticuloso plan consistía en que Hess volaría desde Augsburgo hasta Dungavel House, South Lanarkshire (Escocia), residencia del Duque de Hamilton, quien tendría encendidas las luces  de la pista de aterrizaje particular y habilitado un hangar donde guardar el avión.

Restos del avión con el que voló Rudolf Hess hasta Escocia (Wikimedia commons)
Restos del avión con el que voló Rudolf Hess hasta Escocia (Wikimedia commons)

No se sabe bien el porqué pero Hess  no dio con la ubicación exacta del punto de encuentro y tras varias vueltas de reconocimiento empezó a quedarse sin combustible, eso sumado al temor de ser localizado por alguna patrulla antiaérea británica hizo que decidiese saltar en paracaídas, yendo a caer en Eaglesham, a 19 kilómetros del destino.

Allí se topó con David McLean, un granjero local que le prestó ayuda, a pesar del tremendo susto que se pegó al verlo caer junto a su granja pocos minutos antes de la medianoche. Le dio cobijo, pero vio que no se trataba de ningún británico y a pesar de identificarse Hess como Alfred Horn y decir que debía reunirse con el Duque de Hamilton, el granjero prefirió avisar a los miembros de una guarnición militar cercana.

Durante un buen rato del interrogatorio se mantuvo firme en cuanto a su falsa identidad, pero finalmente Hess se vino abajo y acabó confesando quien era; aunque previamente fue uno de los soldados que lo habían interrogado quien lo había reconocido e identificado.

Cuando se puso en conocimiento del Douglas Hamilton que tenían retenido al mano derecha del Führer y que decía estar citado con él, negó rotundamente en un primer instante que estuviese esperándolo. Finalmente accedió a visitarlo al hospital, donde fue llevado Hess para ser atendido de una lesión en el tobillo que se había hecho en la caída. Lo que se habló durante la entrevista entre ambos hombres no trascendió y quedó como una conversación privada.

[Te podría interesar: El proyecto Franco-Británico de unir los dos países y crear una única y gran nación]

Quien sí se desentendió por completo del asunto y negó cualquier tipo de contacto con Hess fue el Duque de Kent.

Rudolf Hess con aspecto desmejorado en la prisión de Landsberg en 1946 (Wikimedia commons)
Rudolf Hess con aspecto desmejorado en la prisión de Landsberg en 1946 (Wikimedia commons)

Rudolf Hess fue hecho prisionero y pasó encarcelado en una prisión británica hasta el fin de la IIGM. En 1946 se le juzgó en Nurémberg y condenado a cadena perpetua, pasando el resto de su vida encerrado en la  prisión de Spandau.

Por su parte, desde Alemania se emitió un comunicado en el que declaraban que Hess padecía de un desequilibrio mental y aseguraban que el viaje hasta Escocia lo había hecho por su cuenta y nada tenía que ver el Tercer Reich con sus 'supuestas' intenciones de reunirse con el Duque de Hamilton.

Se cerró así un extraño episodio que quedó sin aclararse sobre sí realmente Hitler estuvo detrás del famoso viaje y planeó firmar la paz con el Reino Unido.

Después de esto mucho se especuló sobre el tema, los protagonistas del mismo y sobre todo de la salud mental de Rudolf Hess quien estuvo encarcelado hasta su muerte en 1987.

[Te podría interesar: El incidente que pudo cambiar las tornas de la II Guerra Mundial]

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente