‘Querido amigo…’ Cuando Mahatma Gandhi escribió a Hitler

Alfred López
Cuaderno de Historias

“(…)Querido amigo, Amigos me han estado insistiendo en dirigirme a usted por el bien de la humanidad. Pero me he resistido a su petición, debido a la sensación de que cualquier carta mía podría ser una impertinencia. Algo me dice que no debo ser tan calculador y que debo hacer mi petición porque en cualquier caso merecerá la pena.(…)”

Con este párrafo comenzaba la carta que, el 23 de julio de 1939, el líder pacifista y defensor de la causa de independencia de la India, Mahatma Gandhi, escribió e hizo llegar a Adolf Hitler; líder indiscutible de la Alemania del Tercer Reich y cuyos deseos de dominar Europa se hacía latentes ante el comienzo inminente de una nueva guerra que enfrentaría a un buen número de países.

[Te puede interesar: El ex esclavo que envió una carta a su antiguo amo]

Gandhi, desde su posicionamiento de resistencia no violenta, quería evitar cualquier confrontación bélica que pudiese volver a causar la muerte de millones de ciudadanos inocentes y la destrucción de naciones enteras.

El carismático pensador y político Indio estaba convencido que, de estallar una nueva guerra, el Reino unido participaría en ella y, como daño colateral, irremediablemente la India tendría que tomar parte al estar sometidos bajo el imperialismo de la colonia británica.

Los buenos resultados que había dado la Marcha de la Sal en los inicios de esa década y las posteriores protestas pacifistas, hicieron creer a Gandhi que su carisma, a través de una carta, lograría frenar los impulsos belicistas de Hitler.

La misiva continuaba diciendo… “(…)Está claro que usted es hoy la única persona en el mundo que puede evitar una guerra que podría reducir a la humanidad al estado salvaje. ¿Estará dispuesto a pagar ese precio por un propósito cualquiera por muy digno que le parezca?(…)”.

A través de su experiencia sabía de la fuerza de las palabras, por lo que estaba convencido que utilizando las oportunas y escribiéndolas adecuadamente podría lograr hacer reflexionar al Führer y quizás así evitar un desastre de incalculables consecuencias.

La carta, escrita en inglés y mecanografiada, no era demasiado extensa, pero su mensaje era claro y conciso. No sin los consiguientes temores de Gandhi sobre cómo se tomaría Hitler su atrevimiento al enviarle la misma y, sobre todo, al mensaje que trataba de transmitirle.

[Te puede interesar: Desde el escritorio del Führer]

Es por ello que terminaba del siguiente modo… “(…)¿Escuchará la llamada de quien ha evitado deliberadamente el método de la guerra no sin considerable éxito? De cualquier manera espero su perdón, si he cometido un error al dirigirme a usted.(…)”.

Despidiéndose con un escueto “(…)A su disposición. Su sincero amigo(…) y la rúbrica.

Ese tono de sumisión hacia Hitler empleado por Gandhi hizo enojar a gran parte de la opinión política y social de la época, que era partidaria de utilizar unos métodos de dialogo hacia el dictador muchos más agresivos y contundentes.

Pero esta no fue el único mensaje epistolar enviado por el líder pacifista a Hitler. Un año y medio después, el 24 de diciembre de 1940, otra carta escrita con el mismo tono condescendiente volvía a ser mandada. Le pedía que pusiera fin a la guerra, ya que aunque terminase ganándola no sería prueba de que tená la razón.

Gandhi abogaba por la ‘amistad universal’, pero también tenía unas palabras contra el imperialismo británico, al que acusaba de haber aplastado bajo su yugo a la quinta parte de la raza humana.

[Te puede interesar: 70 años después reciben las cartas que envió su padre desde la Alemania nazi]

Evidentemente, esta segunda carta fue mucho más criticada que la primera, por lo que no se le dio apenas difusión, debido a la marea de simpatizantes que arrastraba la causa de Mahatma Gandhi y cómo podrían acabar apoyando a Hitler con el fin de atacar los intereses de la corona e imperialismo británico.

Lo que se desconoce es si esas cartas fueron contestadas por Hitler y, sí lo hizo, en qué tono fue o cual era el contenido de las mismas.

Fuentes: mkgandhi / frontpagemag / kuriositas
Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / kuriositas