El plan nazi para deportar a los judíos europeos a Madagascar

Cuaderno de Historias
El Tercer Reich diseñó un plan para deportar a los judíos europeos a Madagascar (Wikimedia commons)

Desde que los nazis accedieron al poder en 1933 muchos fueron los planes que llevaron a cabo para deshacerse de todas aquellas personas que no se ajustaban a sus parámetros arios e ideológicos: judíos, negros, gitanos, homosexuales, comunistas… muchos eran los que eran considerados como ‘indeseables’ en el Tercer Reich.

Antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial se expulsó de poblaciones, se les llevó a guetos o fueron encerrados en diferentes campos de concentración, pero una de las mayores preocupaciones para el Führer era saber qué hacer con la población judía y antes de decidirse en poner en práctica la denominada solución final’, dirigida por Adolf Eichmann y que consistió en el genocidio que acabó con la vida de millones de personas, se barajaron varios planes sobre cuál podría ser el mejor destino para los judíos de cara a los intereses nazis.

[Relacionado: Juicio a Adolf Eichmann, el primer gran evento televisado de la Historia]

Situación de Madagascar respecto al mapa de África (Wikimedia commons)

Pero antes de llegar a esa terrible decisión se pensaron diferentes alternativas y una de ellas fue un plan para deportar a la isla de Madagascar (en el sureste del continente africano) a todos los judíos que residieran en Europa.

Para ello el Tercer Reich quería contar con el apoyo y respaldo de la casi totalidad de gobiernos europeos o, en su defecto, empezar con los judíos de Alemania y países afines a la órbita nazi.

Se encargó un informe a Franz Rademacher, quien coordinó el proyecto junto a Eichmann. El plan consistía en trasladar al máximo posible de judíos hasta Madagascar. Allí vivirían en colonias y se dedicarían a la agricultura. La isla estaría controlada bajo la supervisión de un gobierno militar liderado por los alemanes, aunque participaría en el mismo los países afines que hubiesen colaborado en la deportación.

Para sufragar todo el gasto millonario que la operación supondría se contaba con la expropiación de todos los bienes de los judíos deportados.

Cabe destacar que en aquel tiempo Madagascar era una colonia perteneciente a Francia, algo que no supondría, en un principio, inconveniente alguno para los planes alemanes.

[Te puede interesar: El documental sobre el holocausto nazi en el que colaboró Alfred Hitchcock]

También hay que señalar que dicho proyecto no había sido ideado originalmente por los nazis, ya que era un viejo plan pensado y diseñado seis décadas antes (1885) por el filósofo alemán y conocido antisemita Paul de Lagarde, quien medio siglo atrás apuntó sobre el grave problema -según él- que representaba la cuestión judía para Europa. El propio Adolf Hitler, y gran parte de la esencia del nacionalsocialismo, estuvo influenciado por los escritos de Lagarde.

Pero el Plan Madagascar no termino de cuajar y gustar a todos los afines al nazismo y vieron inviable el proyecto.

Para encontrar una solución sobre qué hacer con la numerosísima población judía se encargó un informe a Richard Korherr (inspector jefe de la Oficina de Estadísticas de las SS) y cuyos resultados fueron conocidos como ‘Informe Korherr’, donde se determinaba que la solución final de la cuestión judía pasaba por el exterminio.

En base a todo ello, el 20 de enero de 1942 se reunían en Berlín un importante número de dirigentes del Tercer Reich con representantes de la población civil, policial y militar, en la llamada ‘conferencia de Wannsee’, donde se decidió definitivamente cuáles eran los pasos a seguir y que dio pie al asesinato en masa de millones de judíos.

Fuentes de consulta: jewishvirtuallibrary / history / history1900s

[Relacionado: El hombre que salvó a 669 niños judíos del holocausto nazi]