La periodista que fue contratada para propagar bulos y rumores durante la IIGM

Alfred López
Betty McIntosh fue contratada para propagar bulos y rumores durante la IIGM (topsecretwriters)
Betty McIntosh fue contratada para propagar bulos y rumores durante la IIGM (topsecretwriters)

Sabido es que cualquier conflicto bélico no solo se libra en el campo de batalla, teniendo una gran importancia todo lo que se realiza desde los despachos de los altos mandos militares, los servicios de espionaje e incluso las oficinas creadas explícitamente para difundir información falsa al enemigo, con el fin de provocarle confusión a la hora de averiguar dónde y cuándo se realizará algún tipo de ataque o maniobra.

Varios fueron los servicios especiales que se crearon durante la Segunda Guerra Mundial y desde los cuales se encargaron de desconcertar al adversario. Uno de ellos fue la OSS (siglas en inglés de la Oficina de Servicios Estratégicos) y que está considerada como antecesora de la agencia de inteligencia estadounidense CIA.

Puesta en marcha en junio de 1942, los responsables de la OSS se dedicaron a reclutar a personal que les sería de vital importancia. Entre los fichajes había famosos actores y actrices de Hollywood y televisión,  cantantes, escritores y un buen número de periodistas.

[Te puede interesar: Nellie Bly, la primera reportera de investigación de la historia]

Una de esas periodistas fichadas para propagar bulos y rumores al bando enemigo fue Elizabeth Peet McIntosh.

Betty, como era llamada por todos, nació el 1 de marzo de 1915 en Washington, aunque pasó gran parte de su infancia y juventud en Honolulu, siendo una de sus particularidades su perfecto conocimiento del idioma japonés, por lo que sería de gran ayuda para la tarea encomendada.  

Tras terminar la carrera de periodismo se trasladó a vivir a su Washington natal, donde había encontrado un trabajo como reportera local para cubrir las noticias relacionadas con la Primera Dama Eleanor Roosevelt.

En 1943 es reclutada por la OSS y tras un corto periodo de adiestramiento es asignada al recién creado departamento conocido como ‘Operaciones de Moral’, desde el cual se encargaría de difundir todo tipo de información contradictoria y falsa desde una emisora de radio que retransmitía en japonés desde la India y China.

Durante los dos siguientes años se dedicó a expandir una gran cantidad de desinformaciones y cierto tipo de mensajes que llegaron a influir en la moral de los soldados japoneses.

[Te puede interesar: Odette Hallowes, una valiente ama de casa y espía]

En ocasiones eran interceptadas algunas cartas de familiares de esos soldados y se les cambiaba el contenido de las mismas, dándoles mensajes poco esperanzadores que provocaron la deserción de más de un miembro del ejército nipón.

Se creaban falsas noticias de supuestas órdenes provenientes del gobierno del Imperio de Japón en el que se autorizaba a la tropa a rendirse si así lo deseaban, sin haber consecuencias posteriores para éstos.

En cierta ocasión un agente de la OSS acabó con un mensajero japonés y le introdujo el mencionado mensaje entre sus pertenencias. Cuando fue encontrado el cuerpo por sus compañeros, éstos decidieron rendirse tal y como indicaba el documento oficial que portaba.

Betty McIntosh destacó por la meticulosidad con que realizó su trabajo y entre las docenas de bulos que se dedicó a expandir hay uno realmente sorprendente y que fue fruto de la casualidad.

En agosto de 1945 difundió el rumor que algo terrible iba a ocurrir en Japón que acabaría con toda un área del país. La casualidad hizo que poco después los Estados Unidos lanzasen la bomba atómica sobre Hiroshima, algo que Betty desconocía que realmente ocurriría.

[Te puede interesar: Hibakusha, las personas discriminadas tras las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki]

Una vez finalizada la IIGM y transformada la OSS en la CIA siguió colaborando con los servicios de inteligencia en varios destinos (esta vez menos bélicos), compaginando su trabajo con el de escritora.

El pasado 1 de marzo de 2015 Betty McIntosh celebró su 100 cumpleaños, pero lamentablemente falleció tres meses después (el 8 de junio).

Fuentes: cia.gov / washingtonpost / topsecretwriters