La pandemia de cólera de 1854 que entró en España a través de Galicia

Cuaderno de Historias
La pandemia de cólera de 1854 que entró en España a través de Galicia (Taringa)

En 1853 se detectó un brote de cólera cuyo origen tuvo lugar en Asia y que se trasladó hacía otros muchos puntos del planeta a través de los marineros y hombres de negocio que viajaron en las múltiples expediciones comerciales que se realizaron hacia el continente a mediados del siglo XIX.

A través del océano Pacífico llegó hasta América y la ruta occidental la trajo hasta Europa, siendo una pandemia realmente devastadora en aquellos lugares donde atracaron los barcos que traían algunos enfermos entre su tripulación.

[Te puede interesar: Cuando la peste asoló el emergente Reino de Sevilla]

Una de las principales entradas del cólera en España fue a través de Galicia, a la que llegó por el puerto de Vigo, el 19 de noviembre de 1853,  a través del navío Isabel la Católica en el que viajaban tres marineros contagiados y que fueron trasladados hasta la cercana isla de San Simón, en el que había un lazareto donde se aislaba a los infectados o sospechosos de enfermedades contagiosas.

Por otra parte, el 6 de mayo de 1854, atracaba el en puerto de A Coruña la fragata Abella y en la que iban a bordo catorce enfermos de cólera.

En las siguientes semanas miles fueron las personas que cayeron enfermas a causa del cólera y las cifras exactas sobre los estragos que ocasionó la pandemia en la capital coruñesa no se saben con exactitud pero de lo que sí hay constancia es de lo devastador que pudo llegar a ser, existiendo un baile de cifras de entre las 1.300 y las 8.000 víctimas mortales según la fuente o el historiador que se consulte; teniendo en cuenta que, por aquel entonces, A Coruña tenía una población de veinticuatro mil habitantes. Un gran número de los fallecidos fueron enterrados en una gran fosa común bajo lo que hoy es la capilla del cementerio de San Amaro.

Antes de acabar aquel año la epidemia había recorrido el resto de la península ocasionando en toda España el fallecimiento de trescientas mil personas.

[Te puede interesar: La falsa epidemia de tifus que salvó la vida de miles de polacos]

Muchas eran las poblaciones que no reunían los requisitos mínimos de salubridad, en una época en la que la pobreza hacía estragos en miles de personas. Muchas eran las familias que vivían hacinadas en una misma casa al no disponer de vivienda propia. Como es sabido, el cólera (al igual que otras muchas enfermedades infecciosas) se transmitía principalmente a través del agua contaminada y la falta de higiene.

Era un tiempo en el que todavía no existía en la mayoría de poblaciones alguna red de alcantarillado, por lo que era cuantiosa el agua estancada en la calles; esto sin tener en cuenta de la inexistencia en la inmensa mayoría de hogares de letrinas, por lo que los orines y otros deshechos fisiológicos eran lanzados directamente sobre las aceras.

Todo ello, sumado al brote de cólera hizo que ésta se propagase rápidamente y afectase a miles de personas.

Una de las figuras destacadas de aquella pandemia fue el navarro Nicasio Landa y Álvarez de Carvallo, quien acababa de licenciarse en la carrera de medicina y que acabó convirtiéndose en uno de los mayores expertos en epidemiología de su época, dejando una nutrida documentación al respecto. Gracias a la memoria escrita por el doctor Landa, hoy en día se tiene gran parte de información sobre cómo se extendió el cólera.

Fuentes de consulta: digital.csic.es (pdf) / laopinioncoruna / tdx.cat (pdf)

[Te puede interesar: Mary Mallon, la cocinera que propagó la fiebre tifoidea en Nueva York]