Objetivo: asesinar a John Wayne

Cuaderno de Historias
Varias fueron las ocasiones en las que los comunistas intentaron asesinar a John Wayne (Wikimedia Commons)

En 1944 se creaba en los Estados Unidos la ‘Alianza Cinematográfica para la Preservación de los Ideales Americanos’ (Motion Picture Alliance for the Preservation of American Ideals) una asociación que reunía a los miembros más conservadores de la industria del cine estadounidense, con el propósito de preservarla de la cada vez mayor presencia de elementos marxistas o nacionalsocialistas que vivían en el país y que se habían ido colocando a trabajar como guionistas, actores, productores o directores.

Desde la MPAPAI (siglas con la que era conocida) querían poner todo el empeño por impedirlo, siendo este el germen de donde salió la famosa lista negra creada por el senador Joseph McCarthy, quien se dedicaría a perseguir y acusar de antiamericanos a un buen puñado de profesionales del mundo del cine.

[Relacionado: Cuando Charles Chaplin fue acusado de antiamericano y se le expulsó de EEUU]

Anualmente se elegía a un nuevo presidente de la Alianza y en marzo de 1949 le tocó el turno de dirigirla a John Wayne, siendo éste uno de los actores mejor considerados y pagados del momento, pero a la vez alguien que tenía un sentido del patriotismo demasiado desarrollado, algo que lo llevó en infinidad de ocasiones a realizar declaraciones abiertamente anticomunistas, culpando a la Unión Soviética de ser los responsables de la mayoría de los problemas que ocurrían en el planeta.

Coincidiendo con su elección como presidente de la Alianza, se celebró entre el 25 y el 27 de marzo de 1949, en el Hotel Waldorf-Astoria de Nueva York, la Conferencia Ciencia y Cultura para la Paz Mundial. Una asamblea que reunía a personalidades de diferentes campos que pretendían poner fin a las tensiones creadas entre el bloque norteamericano y el soviético en los años en los que comenzaba la Guerra Fría.

Pero en realidad esta conferencia estaba plagada de personajes afines al comunismo, entre ellos el director de cine, y presidente de la Soviet Academy of Art, Sergei Gerasimov fiel al régimen de la URSS.

A su vuelta a Moscú, Gerasimov informó convenientemente a Iósif Stalin de diversas declaraciones antisoviéticas realizadas por John Wayne y le advirtió sobre el peligro que suponía que alguien con su carisma dirigiese la Alianza, desde la que se ejercía una continua campaña de desprestigio hacía la Unión Soviética y sus intereses.

[Te puede interesar: Cuando el gobierno de EEUU le declaró la guerra al pacifista John Lennon]

Por este motivo Stalin decidió poner precio a la cabeza del famoso actor de westerns, ordenando que miembros de la NKVD lo eliminasen.

Varias fueron las veces en las que estuvieron a punto de conseguirlo, pero la férrea protección que John Wayne llevaba siempre lo evitó. La vez que más cerca estuvieron de acabar con él fue en el mismo Hollywood, cuando dos sicarios de la NKVD consiguieron hacerse pasar por agentes del FBI y accedieron a los estudios de la Warner Bros, donde el actor y presidente de la MPAPAI tenía su despacho.

Por fortuna para Wayne fueron descubiertos justo en el momento en el que se disponían a asesinarlo, siendo detenidos y poniéndose al descubierto el plan de Stalin para acabar con él.

John Wayne durante su visita a las tropas estadounidenses en Vietnam (Wikimedia Commons)

John Wayne fue relegido en el cargo de presidente de la Alianza durante cuatro años consecutivos y 1953, el último de su mandato, coincidió con el fallecimiento del dictador soviético, siendo su sucesor, Nikita Jrushchov, quien canceló la orden de  asesinar al actor.

A pesar de ello y de que ya había dejado el cargo, todavía seguía habiendo comunistas que no deseaban ver con vida a Wayne, y ese mismo año, durante el rodaje de la película Hondo en México, también intentaron asesinarlo, aunque tampoco se salieron con la suya.

En 1959 Jrushchov realizó una visita a los Estados Unidos y entre las muchas personas con las que se reunió una fue el propio Wayne quien recibió al presidente en la oficina que por entonces tenía en la Twentieth-Century Fox. Durante la conversación que mantuvieron, el actor mencionó los intentos de asesinato padecidos por orden del régimen soviético, pero el presidente de la URSS le aseguró que seis años atrás se había cancelado dicha orden, desvinculando a su país y régimen de cualquier tipo de atentado sufrido en todo ese tiempo o en el futuro.

[Te puede interesar: Cuando el FBI ordenó destruir a Martin Luther King]

El actor ya no sufrió más intentos de asesinato hasta que en 1966, durante una gira de tres semanas que realizó para visitar y animar a las tropas estadounidenses en la Guerra de Vietnam, fue tiroteado por un francotirador de origen chino, quien parece ser recibió órdenes de Mao Tse-Tung, aunque esto último nunca llegó a confirmarse, apareciendo la información en el libro biográfico 'John Wayne: El hombre detrás del mito' escrito por Michael Munn.

Nuevamente y por fortuna para Wayne el incidente no pasó de ser anecdótico, salvando una vez más su vida.

Fuentes: neatorama /  'John Wayne: El hombre detrás del mito' de Michael Munn / keywiki