El misionero español que guardaba fotos inéditas del cadáver del Che Guevara

Primer plano del cuepo sin vida del Che fotografiado por Marc Hutten (lanacion.com)
Primer plano del cuepo sin vida del Che fotografiado por Marc Hutten (lanacion.com)

Muchos son los casos en los que tras el fallecimiento de una persona los miembros de la familia comienzan a ordenar y vaciar cajas, recuerdos y viejos trastos, encontrándose con autenticas sorpresas al hallar escondidas entre todas las pertenencias cartas, fotos, documentos o cualquier cosa de las que desconocían su existencia o habían quedado en el olvido.

Varias son las veces en las que os he traído al Cuaderno de Historias algún relato sobre uno de esos hallazgos y nuevamente voy a hablaros de uno acontecido hace muy pocos días en la población zaragozana de Castiliscar donde, tras el fallecimiento en 2012 de uno de sus vecinos, un anciano sacerdote llamado Luis Cuartero, encontraron ocho fotografías originales en las que aparecía el cadáver de Ernesto ‘Che’ Guevara recién asesinado por el ejército boliviano el 9 de octubre de 1967.

Todo parece indicar que dichas fotografías le habían sido entregadas por el corresponsal de la agencia AFP, el fotógrafo francés Marc Hutten, quien había tomado un buen número de instantáneas al cuerpo sin vida del líder revolucionario tras ser expuesto por sus asesinos.

[Relacionado: La mujer que logró vengar la muerte del Che Guevara]

Posiblemente Hutten se temió que parte de esas fotografías no gustasen a los miembros del ejército y acabasen quitándoselas,  censurándolas o destruyéndolas, por lo que todo hace pensar que se pondría en contacto con un religioso español que estaba ejerciendo en las proximidades de La Higuera (Bolivia) y se las entregó para que las pusiera a buen recaudo.

Marc Hutten, el fotógrafo que tomó las fotos del cadáver del Che (AFP)
Marc Hutten, el fotógrafo que tomó las fotos del cadáver del Che (AFP)

Luis Cuartero

, el misionero que las recibió, decidió traérselas hacia España en un viaje que realizó a finales de octubre de ese mismo año para oficiar la boda de su hermana.

Eran tiempos también convulsos en la España franquista de finales de los años sesenta, en los que de haberse conocido que la familia Cuartero tenía en su poder unas fotos del Che Guevara les podría haber acarreado más de un problema con la justicia, más que nada porque éstas hubiesen podido convertirse en imágenes icónicas del líder revolucionario y mostrar a éste como un mártir.

Según ha declarado recientemente Imanol Arteaga, sobrino del sacerdote, en la familia se había comentado hace años la existencia de dichas fotografías, pero no fue hasta el fallecimiento de su tío cuando se interesó por cómo llegaron hasta él y el motivo por el que se las trajo hasta España escondidas en una caja de puros habanos.

Ideológicamente ningún miembro de la familia del ex misionero ha estado en la línea política del Che, pero eran conscientes del valor histórico de las fotografías y han decidido que como homenaje al religioso debían ver la luz y ser conocida su existencia.

Pero no solo aparece el cadáver de Ernesto Guevara en las mencionadas fotografías, la activista y guerrillera argentina Tamara Bunker, conocida con el sobrenombre de Tania, también sale en una de ellas. Se trata de una foto que tiene el semblante de las fotografías de carné, pero debió estar tomada tiempo antes que las otras, debido a que la conocida compañera del Che falleció, durante una emboscada, un par de meses antes que él.

[Relacionado: El hallazgo de unos viejos diarios abre nuevas hipótesis en un crimen cometido hace 120 años]

Todo parece indicar que Marc Hutten había utilizado varios carretes para tomar las fotografías, aunque tan solo uno fue el que llegó hasta las oficinas de la AFP, siglas de la Agence France-Presse. Se presupone que otras fotos pudieron ser escondidas y repartidas (sino destruidas) o acabaron en manos de particulares como fue el caso del misionero Luis Cuartero.

Otra de las fotografías del cadáver expuesto del Che Guevara en poder del misionero Luis Cuartero (lanacion.com)
Otra de las fotografías del cadáver expuesto del Che Guevara en poder del misionero Luis Cuartero (lanacion.com)

La propia AFP las guardó a lo largo de 35 años y no fueron distribuidas hasta el 2002 en el que el mundo pudo contemplar cómo había sido expuesto el cadáver del Che como si de un trofeo de caza se tratase.

Otro de los aspectos destacados en las fotografías de Hutten es que las tomó en color, a pesar de que lo habitual en la época es que los fotógrafos utilizasen el blanco y negro.

Hutten falleció en 2012, casualmente el mismo año que el religioso Cuartero, y en el obituario publicado por el diario Financial Times se menciona que precisamente las fotografías que tomó al cadáver del Che y en las que  aparece con cierto aire de mártir fue lo que influyó en la decisión de Barck Obama y su equipo en no hacer públicas las fotos tomadas al cuerpo sin vida de Bin Laden y así evitar que se convirtiera en una imagen icónica que mostrase un mártir en lugar de un terrorista.

Fuentes de consulta e imágenes: La Nación / Yahoo! Noticias Argentina

[Relacionado: Encuentra en su desván una cinta con una entrevista desconocida a Martin Luther King]

Vídeo relacionado