El minero que se convirtió en héroe y ejemplo de trabajador modélico para los soviéticos

Cuaderno de Historias
Alekséi Stajánov se convirtió en héroe y ejemplo de trabajador modélico para todos los soviéticos (Wikimedia commons)

Existe un término, ahora prácticamente en desuso, con el que durante más de medio siglo en la Unión Soviética (y también en otros muchos países con su consiguiente traducción) se referían a la iniciativa de los propios trabajadores de hacer un esfuerzo extra para aumentar su productividad laboral: ‘stajánovets‘ (‘estajanovismo’ en su forma en español).

El vocablo provenía del apellido de Alekséi Stajánov, un minero soviético que en 1935 alcanzó la fama mundial (gracias a los aparatos propagandísticos del Kremlin) se convirtió en héroe, ejemplo de obrero modélico y acabo siendo un personaje sumamente popular e influyente dentro de la política de la URSS.

[Te puede interesar: Cuando la corrupción en el Antiguo Egipto provocó la primera huelga de la Historia]

Stajánov trabajaba desde 1927 en una de las muchas minas que se encuentran en la cuenca del Donéts (Ucrania). Siempre se había mostrado como un trabajador diligente y fiel cumplidor de las tareas encomendadas y cuotas de extracción de carbón que debía realizar durante su jornada laboral.

Día a día demostraba su entrega al trabajo siendo el obrero que mayor cantidad de mineral extraía, pero el 31 de agosto de 1935, cuando tenía 29 años de edad, dejó a todos boquiabiertos: en poco menos de seis horas de trabajo ininterrumpido consiguió extraer una cantidad de carbón que hasta la fecha ningún otro minero había logrado: 102 toneladas.

Lo asombroso del asunto es que hasta aquella fecha la media de extracción diaria por trabajador rondaba las 7 toneladas, por lo que Alekséi Stajánov, en una sola jornada laboral, había conseguido la misma cantidad que la suma de catorce de sus compañeros.

Los responsables de la mina hicieron llegar noticias sobre la gesta de Stajánov hasta las más altas instancias soviéticas y cuando pocos días después (el 9 de septiembre) un grupo de expertos mandados por el Kremlin, acompañados de periodistas, se trasladaron hasta allí pudieron presenciar una nueva proeza del minero: la extracción de 227 toneladas de carbón.

Preguntado por ello, Alekséi Stajánov explicó que un obrero no puede rendir siempre al mismo ritmo pero que, si se lo propone, puede dar muchísimo más de sí en cada jornada laboral. Él tan sólo quería demostrar a sus compañeros que no estaban aportando todo sus esfuerzos pero si todos ponían más de su parte podrían rendir más y hacer mucho más grande y poderosa a la Unión Soviética.

[Te puede interesar: El hombre que quería poner fin a la crisis con una marcha reivindicativa hacia Washington]

Evidentemente Stajánov fue visto por sus superiores como un ejemplo a mostrar al mundo entero, por lo que desde sus diferentes publicaciones oficiales (diarios como el ‘Pravda’ o ‘Izvestia’) difundían la noticia sobre la hazaña realizada por el minero y lo mostraban como claro ejemplo de obrero modélico.

Portada que la revista Times dedicó a Alekséi Stajánov (Wikimedia commons / Times)

Aparecieron incluso algunas crónicas que explicaban cómo su acto había servido de ejemplo a sus propios compañeros que habían decidido rendir muchísimo más e intentar emularlo.

Fue tal la difusión que incluso traspasó fronteras y la Revista Times dedicó su portada del 16 de diciembre de ese mismo año a Alekséi Stajánov, a quién el aparato central del gobierno lo estuvo paseando por las diferentes repúblicas que formaban parte de la URSS.

También cabe destacar que muchos fueron los mineros u obreros en general que no vieron con buenos ojos lo realizado por Stajánov, viendo que a partir de entonces se les exigiría trabajar a destajo y aumentar la productividad. Pero poco o nada podían quejarse o protestar por la desconsiderada postura de su compañero con ellos, ya que en aquellos tiempos todo aquel que se dignaba a contradecir lo que se dictaba desde el Kremlin solía acabar detenido, desterrado o enviado a realizar trabajos forzados a Siberia.

[Te puede interesar: La asombrosa fuga de 7.000 kilómetros andando desde Siberia]

Sello conmemorativo de la URSS sobre la proeza laboral de Alekséi Stajánov (Wikimedia commons)

Por su parte Alekséi Stajánov fue promocionado por el gobierno, ofreciéndole una beca para formarse en la Academia Industrial de Moscú, posteriormente lo ascendieron a director de la mina para después ir a trabajar directamente al  Ministerio de la Industria del Carbón donde llegó a ser director adjunto. Al mismo tiempo lo promocionaron políticamente y ejerció como diputado del Soviet Supremo, además de recibir numerosísimas distinciones y condecoraciones a lo largo de su vida y dedicar en su honor un día festivo al año a los mineros del carbón (último domingo de agosto). Falleció en 1977 a la edad de 71 años.

Cabe destacar que muchos han sido los expertos e historiadores que, a posteriori, han apuntado que los records de extracción de carbón por parte de Stajánov fue un burdo montaje por parte de órgano de propaganda soviética, señalando que la primera extracción de 102 toneladas ni se llegó a extraer y la siguiente de 227 toneladas (con la prensa desplazada hasta allí) se realizó con la ayuda de varios mineros y no solo de uno como desde el Kremlin se hizo creer a lo largo de todo ese tiempo.

Fuentes de consulta: Times /  nytimes / Wikipedia / plotki

[Te puede interesar: Con los mártires de Chicago de 1886 no se consiguió acabar con el trabajo inhumano]