Margaret Bourke-White, la primera reportera gráfica presente en una guerra

Alfred López
Cuaderno de Historias

A lo largo de la Historia miles han sido las mujeres que han destacado por su valentía, sagacidad y ser pioneras en infinidad de cosas. En Cuaderno de Historias os hemos traído un buen número de ejemplos, explicando en varios post la vida y hazañas de unas cuantas de ellas.

Meses atrás os hablábamos de Nellie Bly, la primera mujer que se dedicó al periodismo de investigación, siendo una intrépida reportera en una época (finales del siglo XIX) en el que a la mayoría de las mujeres no se les permitía hacer demasiadas cosas que no estuvieran relacionadas con el matrimonio y criar hijos.

[Relacionado: Nellie Bly, la primera reportera de investigación de la historia]

Pero para encontrarnos a la primera mujer que asistió como reportera gráfica a cubrir una guerra, esta fue Margaret Bourke-White, quien destacó por conseguir introducirse y realizar fotografías en muchos lugares en el que la presencia femenina estaba totalmente vetada.

Su carisma, decisión y arrojo la llevaron a trabajar como fotógrafa de las revistas más importantes de la época. Fue la primera mujer contratada en Fortune, pero también lo fue en la inauguración de la prestigiosa LIFE, siendo una fotografía suya la que ilustraba la portada del primer número.

Los años de la ‘Gran Depresión’ norteamericana le sirvieron de inspiración para realizar una gran obra, que con los años se ha revalorizado, pero también para implicarse ideológicamente con los movimientos obreros, tan de moda en los años de entreguerras gracias a la influencia de la política de izquierdas que llegaban hasta Estados Unidos desde Rusia en los años posteriores de la Revolución Bolchevique.

Ello le proporcionó un visado para visitar como fotógrafa la Unión Soviética, siendo la primera reportera gráfica occidental en poder hacerlo.

A pesar de que el gobierno norteamericano no veía con buenos ojos el izquierdismo ideológico de Margaret, sabían que ésta les sería de gran utilidad al tener total y libre acceso para fotografiar multitud de lugares e intereses de la URSS.

Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial fue la primera mujer que pudo acceder como reportera a las zonas de combate, donde realizó un impresionante e impecable trabajo. Junto al que por entonces era su marido (el escritor y también reportero de guerra, Erskine Caldwell) fueron los primeros en acceder en 1941 a la Rusia ocupada por el ejército alemán.

[Relacionado: Nancy Wake, una valiente mujer de armas tomar]

Tras finalizar la guerra (y haberse divorciado por divergencias políticas con su esposo), decide viajar hasta la India, lugar en el que conoce en persona a Gandhi, quedando muy influenciada por la campaña de no violencia emprendida por éste.

Por encargo de la revista LIFE, tuvo el honor de entrevistar y ser la autora de una de las últimas fotografías que se le tomaron al líder indio antes de ser asesinado en 1948.

El compromiso social y político de Margaret Bourke-White iba en aumento año tras año, llevándola a viajar hasta el mismísimo corazón del apartheid sudafricano y los campos de batalla coreanos, realizando un magnífico trabajo gráfico.

Pero en 1953, con tan solo 49 años de edad comenzó a padecer la terrible enfermedad de Parkinson, la cual no le permitía realizar aquello que más amaba: fotografiar.

Tras un par de operaciones quirúrgicas, innovadoras para la época, salió mal de la segunda, quedando afectada su habla así como su psicomotricidad, lo que le impidió de por vida poder realizar más fotografías.

Una fatal caída le complicó todas sus dolencias, falleciendo en 1971 a la edad de 67 años y con una prolífica y extraordinaria carrera tras de sí.

Actualmente en el prestigioso museo berlinés Martin Gropius Bau se está realizando la exposición titulada Margaret Bourke-White. Fotografien 1930 – 1945 que recoge gran parte de su obra más importante.

[Te puede interesar: Lillie Hitchcock, la pionera que cumplió su sueño de unirse a los bomberos]

Crédito foto 1: Margaret Bourke-White: Sergej Eisenstein being shaved at the terrace of Bourke-White’s studio in the Chysler Building - Syracuse University Library Collection, New York ©2012 Estate of Margaret Bourke-White / Licensed by VAGA, New York, NY

Crédito foto 2: Margaret Bourke-White: People sitting on railroad tracks of war destroyed station Anhalter Bahnhof - Syracuse University Library Collection, New York ©Time & Life / Getty Images

Crédito foto 3: Margaret Bourke-White posing in an Air Force uniform with commanding officers of the 8th Bomber Command. Southern England - Howard Greenberg Gallery, New York ©Time & Life / Getty Images