Los independentistas catalanes que lucharon en la Primera Guerra Mundial

Cuaderno de Historias
Voluntarios catalanes en la IGM (diaridetarragona)

La fecha oficial del inicio de la Primera Guerra Mundial es el 28 de julio de 1914, aunque uno de los acontecimientos que la desencadenó fue el atentado que un mes antes en Sarajevo le costó la vida al archiduque Francisco Fernando, heredero al trono del Imperio Austrohúngaro, y su esposa, tal y como os expliqué en un reciente post.

[Relacionado: Gavrilo Prinzip, el joven que provocó el estallido de la Primera Guerra Mundial]

La que en un principio se preveía que sería una guerra de corta duración, según iban pasando las semanas se convertía en un conflicto bélico en el que cada vez había más países e intereses implicados; aunque algunos fueron los que decidieron permanecer neutrales como fue el caso de España.

El por entonces Presidente del Consejo de Ministros, Eduardo Dato, supo jugar hábilmente la baza de la neutralidad marcando como objetivo el adherirse al bando ganador tras la guerra, un planteamiento ampliamente respaldado por el rey Alfonso XIII, quien también era partidario de mantenerse imparcial en el conflicto.

Pero no todos los ciudadanos pensaban del mismo modo que el monarca y el presidente, por lo que numerosos fueron los que decidieron alistarse como voluntarios para defender los intereses de uno u otro bando.

Muchos eran los ‘germanófilos’ que se alistaron para luchar junto a las potencias centrales, representadas por los imperios alemán, austrohúngaro y otomano. Por otra parte, los más progresistas se posicionaron con el bando aliado (Reino Unido, Francia e Imperio Ruso inicialmente).

Medalla honorifica entregada a los voluntarios catalanes de la IGM (Wikimedia commons)

Hasta la Legión Extranjera francesa llegaron miles de voluntarios, siendo muchos de estos procedentes de Cataluña a través del llamamiento que realizó el político independentista Joan Solé i Pla, perteneciente a la Unió Catalanista, quien estaba convencido de la conveniencia de luchar en la guerra para defender los intereses aliados, ya que una vez finalizada ésta serían ayudados para conseguir su tan ansiado 'Estat Català'.

Pero la historia, y posterior transcurrir de estos cien años, nos ha demostrado que los Estados Aliados no estaban realmente por la labor de colaborar e interceder ante las aspiraciones soberanistas de Cataluña de algunos de los que fueron a apoyarlos en la IGM.

[Relacionado: Porqué y qué se conmemora en la Diada del Once de Septiembre en Cataluña]

Los de las primeras décadas del siglo XX fueron unos años en los que el sentimiento separatista por parte de un gran número de ciudadanos, políticos e instituciones catalanas había aflorado. La bandera estelada, diseñada en 1908 por Vicenç Albert Ballester, comenzaba a ondear cada vez con más presencia en lugares públicos, instituciones o balcones particulares. Incluso existe documentación que confirma que durante la Batalla del Somme (considerada como una de las más largas y sangrientas de la IGM) la bandera estelada fue portada por algunos voluntarios independentistas.

Varios eran los políticos internacionales que en el transcurso de aquellos años habían manifestado su intención de apoyar la segregación soberanista de aquellos territorios que luchaban por ser independientes. Evidentemente esas referencias se hacían hacia los Estados balcánicos, claves en el desencadenamiento del estallido de la guerra, pero el hecho de que hubiese importantes mandatarios y estadistas que se preocupasen o interesasen por el sentimiento nacionalista de los pueblos ya era algo a lo que acogerse desde la perspectiva independentista catalana.

Publicación 'La Nació' con el apoyo de Cataluña a Francia (Gencat.cat)

Uno de los hechos que impulsó todavía más el interés independentista catalán, y al que se sumaron algunos partidos e instituciones que hasta el momento no lo habían hecho, fue cuando recién iniciado el año 1918 el presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, hizo público un listado con una serie de propuestas que sería bautizado como 'los Catorce Puntos', los cuales pretendía que sirviesen de base en las negociaciones de paz ante el largo e inacabable conflicto bélico que en aquellos momentos llevaba tres años y medio en marcha y millones de muertos.

Demostrada ha sido la presencia de voluntarios catalanes que lucharon en la IGM, siendo muchos de ellos de ideología independentista, pero lo que no queda claro y por lo tanto hay un batiburrillo de cifras es en relación al número exacto, encontrándonos que cada fuente, historiador y persona afín a una postura u otra, nos da una cantidad diferente, yendo de un escaso millar hasta quien asegura que fueron doce mil.

Cabe destacar que algunos expertos inflan esas cifras incluyendo como voluntarios catalanes a aquellos ciudadanos que vivían en el Rosellón, la región ubicada en el sureste de Francia y que muchos denominan como ‘Catalunya francesa’.

[Relacionado: Los españoles que combatieron en la Primera Guerra Mundial]

Fuentes de consulta: gencat / lafura / vilaweb / araomai / Els "voluntaris catalans" a la Gran Guerra (1914-1918) de David Martínez Fiol / wikipedia

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines