Los continuos y difamatorios ataques que sufrieron Lincoln y su esposa Mary Todd

Alfred Lopez
Cuaderno de Historias

Posiblemente, de todos los presidentes que ha tenido los Estados Unidos, Abraham Lincoln es uno de los que más difícil lo tuvo para poder gobernar el país y al que más zancadillas intentaron poner. El encontrarse con una Guerra de Secesión, tan solo un mes después de tomar posesión del cargo, fue algo que marcó toda la legislatura y, a pesar de conseguir la reelección, el mandato fue duro y cuesta arriba.

Uno de los hechos por los que ha pasado a la historia fue el magnicidio en el que falleció, pero, mucho antes de encontrar la muerte en el Teatro Ford, el 15 de abril de 1865, ya se había tenido que enfrentar a multitud de momentos críticos, insultos, injurias y actos difamatorios que le afectaron tanto a él como a su esposa Mary Todd, incluso antes de su primera legislatura.

Pero los continuos ataques no solo los recibieron por parte de los opositores políticos sino que entre sus enemigos se encontraban un buen puñado de compañeros de su propio partido, quienes no veían con buenos ojos las políticas liberales en pos de la emancipación de los esclavos que Lincoln iba proponiendo.

Durante el viaje por los EEUU, organizado para celebrar la elección de Lincoln como presidente, ya fue víctima de un complot con el que se pretendía acabar con su vida en Baltimore, motivo por el que, para salvar el pellejo, tuvo que terminar el viaje travestido de mujer, recibiendo multitud de críticas por ello.

[Relacionado: El día que Abraham Lincoln se tuvo que disfrazar de mujer]

Este hecho dio muchas alas a todas las conjeturas que se vertieron respecto a la ambigüedad sexual del decimosexto presidente de los Estados Unidos. El rumor sobre una posible homosexualidad de Lincoln siempre le acompañó, siendo múltiples las ocasiones en las que, desde la prensa controlada por sus opositores, se utilizó el tema para desprestigiarlo.

Tampoco ayudó demasiado el hecho de haberse dejado la barba tan solo porque una niña de doce años, llamada Grace Bedell, le enviase una carta en la que le pedía que se la dejase crecer. Esto propició que lo acusasen de no tener voluntad propia: ¿Si el nuevo presidente del país hacía caso de una niña en un tema como este qué no haría también aconsejado por mujeres, negros o indígenas indios? Denunciaban los periodistas contrarios a Lincoln.

Pero, tal y como indico al inicio del post, su esposa también fue víctima del acoso y difamación por parte de todos aquellos que no eran partidarios de las ideas políticas de los Lincoln. A Mary Todd se le criticó con dureza el hecho de que una de las primeras cosas que hizo como Primera Dama fue ‘derrochar’ una gran cantidad de dinero (en tiempo de guerra) al mandar reformar varias estancias de la Casa Blanca, la cual se encontraba en un lamentable estado de dejadez debido a que no tuvo una predecesora que se encargase de llevar a cabo y estar atenta de los pequeños detalles de manetenimiento en la residencia presidencial, pues el anterior presidente, James Buchanan, permaneció soltero.

[Relacionado: ¿Fue James Buchanan el primer y único presidente gay de los EEUU?]

La señora Lincoln también estuvo en el punto de mira, de aquellos que buscaban motivos para criticarla, por culpa de su afición al espiritismo y las frecuentes visitas que realizaba a médiums con el propósito de ponerse en contacto con familiares fallecidos, entre los que se encontraban su hijo Willie que murió a los once años de edad o, incluso años más tardes del asesinato de su esposo, cuando acudió al estudio de William H. Mumler, un conocido personaje de la época que se anunciaba como el fotógrafo que era capaz de fotografiar fantasmas. Mary Todd le pidió que la retratara junto al espíritu de su difunto esposo.

Pero quizás unas de las cosas que peor llevó la esposa del presidente Lincoln fueron todas aquellas críticas que tenían relación con su familia y sus orígenes sureños. El hecho de haber nacido en Kentucky y que parte de sus hermanos y tíos luchasen a favor del bando de los Confederados provocó el continuo escarnio público al que le sometió la prensa desde el bando del Partido Demócrata.

A pesar de haber pasado un siglo y medio, en aquella época los periodistas también utilizaban noticias falsas para desestabilizar políticamente a los candidatos y eso es lo que hicieron cuando pusieron en circulación una información acompañada de su consiguiente ilustración que se convirtió en todo un viral para aquel tiempo.

Ocurrió durante la campaña electoral en la que Lincoln optaba a la reelección. En septiembre de 1864 corrió como la pólvora una ilustración que mostraba un gran baile protagonizado por hombres blancos y mujeres negras y en el que algunas de estas parejas aparecían muy acarameladas durante un acto electoral de Lincoln. A través de la misma se quería advertir de los peligros de la política libertina del presidente y el riesgo de que los negros tuviesen los mismos derechos e incluso se uniesen mediante matrimonio con los blancos, lo que provocaría que tuviesen descendencia mestiza. Toda una campaña para desprestigiar al candidato a la reelección y que en realidad resultó ser un hoax hábilmente preparado por los opositores.

Fuentes de consulta: salón / abrahamlincolnsclassroom / Library of Congress / museumofhoaxes