A la venta un histórico pueblo del ‘Far West’

Alfred López

En plenas llanuras del Medio Oeste de Dakota del Sur se encuentra un pueblo de tan solo 105 años de antigüedad. Se construyó en el mismo lugar en el que años atrás habían vivido libremente los indios Siux. Con el transcurrir del tiempo se ha ido quedando abandonado y desde hace dos años está en venta.

Su precio: 799.000 dólares.

A principios del siglo XX centenares de familias enteras se trasladaron a vivir y buscar fortuna al Condado de Pennington; allí se fundó en 1906 el pueblo de Scenic (cuyo nombre se escogío por su belleza), un lugar que comenzó a prosperar gracias a la fiebre del oro y la llegara de centenares de mineros.

Uno de los momentos gloriosos para sus habitantes fue la llegada del ferrocarril y la decisión de de hacer un apeadero, hecho que ayudó a prosperar a Scenic, pero también a vivir momento turbios por la presencia de personajes de mala reputación que frecuentaban la zona. El vecindario fue creciendo y en él se construyeron todo tipo de servicios para la comunidad, pero la "Gran depresión" se llevó al traste las ilusiones de muchos de sus habitantes y la crisis comenzó a cebarse con ellos.

La década de los años 30 fue realmente dura para cientos de americanos que tuvieron que dejar sus propiedades y buscar un futuro mejor lejos de allí. Muchos de los que se quedaron tenían familias numerosas y se dedicaban a la agricultura, por lo que gradualmente también decidieron abandonarlo. Poco a poco, Scenic se fue quedando vacío, ocasión que aprovechó Twila Merri y su familia para adquirir todos aquellos inmuebles, negocios y terrenos que se iban quedando a la venta.

Desde hace tiempo, la Sra. Merri se encuentra gravemente enferma y se vio obligada a trasladarse a 500 kilómetros de allí, motivo por el que su hija LeeAnn decidió poner el pueblo en venta.

En un principio su precio ascendia 3 millones de dólares pero, transcurrido todo este tiempo sin haber encontrado un comprador, han decidido rebajarlo hasta los 799 mil dólares, una cantidad por la que, por establecer una comparación, no podrías comprarte un apartamento en el centro de Manhattan.

En la actualidad, parte del pueblo está en ruinas debido al trascurrir de muchos años con casas deshabitadas y abandonadas décadas atrás. Cuenta, sin embargo, con una oficina de Correos, un saloon, una tienda de ultramarinos, un museo, la histórica estación de tren y dos cárceles. Todo ello en una extensión de 46 acres de terreno. La villa es atravesada por una carretera por la que circulan diariamente 700 vehículos, pero la población habitada más cercana se encuentra a 80 kilómetros.

Fuente: blogs.forbes.com/clareoconnor