La mayor masacre en un centro escolar de EEUU ocurrió en 1927

Alfred López
Cuaderno de Historias
21 de diciembre de 2012

Días atrás el corazón de millones de personas de todo el mundo se encogía al enterarnos del escalofriante tiroteo ocurrido en la escuela de primaria Sandy Hook, en la población de Newtown Bee (Connecticut),  en el que fallecieron 28 personas (entre ellas el autor de la masacre) y de las que 20 eran niños y niñas de edades comprendías entre los seis y siete años).

Esa extraña y obsesiva costumbre  que ha adquirido muchos medios de comunicación de ordenar y realizar continuos rankings en los que clasifica cada hecho que ocurre, ha llevado a colocar a esta última tragedia en la tercera posición de las masacres en centros escolares sucedidas en suelo norteamericano.

Por delante tiene la masacre de Virginia Tech, que tuvo lugar hace cinco años (2007), en el que fallecieron 33 personas (la mayoría estudiantes universitarios).

[Relacionado: “Yo soy la madre de Adam Lanza”, el asesino de Newtown Bee]

Pero para encontrarnos con el hecho acontecido en un centro escolar, y que se convirtió (hasta la fecha) en la mayor masacre, debemos retroceder 85 años en el calendario y situarnos en el 18 de mayo de 1927. Unos hechos que tienen unas similitudes muy parecidas a las ocurridas recientemente en la población de Newtown Bee, asemejándose a la que el joven Adam Lanza (de 20 años de edad) llevó a cabo, con la salvedad de que él utilizó armas de fuego y lo hechos acontecidos hace ocho décadas se realizaron con material explosivo.

Una matanza que se estuvo planificando, para llevarla a cabo, a lo largo de todo un año, tras quedarse sin plaza en unas oposiciones que tuvieron lugar en la primavera de 1926 y en las que Andrew Kehoe, de 55 años de edad, perdió la oportunidad de conseguir un empleo  como funcionario municipal de la pequeña población de Bath, condado de Clinton (Estado de Michigan).

La grave situación económica del señor Kehoe, junto a la enfermedad de su esposa, aquejada de tuberculosis, hizo que se retrasase en los pagos de sus cuotas de la hipoteca de su granja, por lo que había recibido un aviso de embargo por parte del banco. De ahí que su única esperanza pasase por conseguir un empleo fijo en el ayuntamiento.

Pero el detonante que provocó su ataque de ira y desencadeno los trágicos acontecimientos que tuvieron lugar en la escuela primaria de Bath, vinieron cuando desde el consejo escolar (al que pertenecía Andrew Kehoe) propuso un nuevo impuesto que ayudase a la ampliación del centro escolar. Algo que terminaba de romper totalmente su maltrecha y ruinosa economía personal.

A las 8:45 de la mañana del 18 de mayo de 1927, Andrew Kehoe mató a golpes a su enferma esposa e hizo explotar su propia granja, destruyéndola por completo.  Acto seguido se dirigió en su camioneta hasta las inmediaciones de la escuela.

La mayoría de niños y niñas del pueblo, así como el profesorado, ya se encontraban dentro de las dependencias escolares. Andrew repartió múltiple carga explosiva alrededor y en el interior del edificio y la accionó, con la clara intención de hacer volar por los aires toda la construcción.

Dentro de la desgracia, afortunadamente no toda la dinamita hizo explosión, quedando una parte del edificio intacto y salvándose la mayoría de los estudiantes y docentes.

Andrew Kehoe lo estaba observando todo desde el interior de su camioneta, lugar en el que se encontraba cuando las autoridades policiales y municipales llegaron al lugar de los hechos y, tras acercarse dónde se encontraba el causante de tal masacre, éste accionó la carga explosiva que había colocado en el interior del vehículo, auto inmolándose  y saltando por los aires junto a los representantes de la ley, muriendo todos en el acto.

[Relacionado: Un vecino de Sandy Hook cuidó a seis niños supervivientes de la matanza]

El resultado fue escalofriante, causando un total de 45 muertes,  38 de las cuales eran niños y niñas en edades comprendidas entre los 8 y los 14 años.

La policía encontró posteriormente otros 230 kilogramos de dinamita que no explotaron y que podría haber hecho caer abajo, y por completo, todo el edificio que albergaba el centro escolar, pudiéndose haber multiplicado por cinco el número de víctimas mortales. Y aun y así, la que ocurrió en 1927 sigue siendo la mayor masacre que ha tenido lugar en un centro escolar de EEUU.

Fuentes: Yahoo! News / inquisitr

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines