Julio César, el asesinato que cambió la Historia de la Antigua Roma

Cuaderno de Historias
Representación del asesinato de Julio César, pintura de Vincenzo Camuccini (Wikimedia commons)

La célebre obra de William Shakespeare ‘La tragedia de Julio César’, escrita alrededor del año 1599, sobre los hechos acontecidos alrededor del asesinato de Julio César, hizo sumamente populares las que se suponen que fueron las últimas palabras del insigne Cónsul romano antes de morir: ‘¿Bruto, tú también?’. Esta frase se convirtió en una de las más famosas citas que ha sido, desde entonces, repetida hasta la saciedad y que, según el genial dramaturgo inglés, estaban dirigidas a Marco Junio Bruto, hijo adoptivo de César y uno de sus hombres de mayor confianza, quien está señalado como el principal autor del magnicidio.

Sin dejar de olvidar que se trata de una obra basada en unos hechos reales, tampoco podemos obviar la dosis de ficción literaria que le añadió Shakespeare y los 16 siglos que habían transcurrido desde que murió César y se escribió la tragedia, algo que provocó confusión en muchas de las referencias que hoy en día tenemos sobre lo acontecido aquel 15 de marzo del año 44 a.C. en la habitación anexa al pórtico del Teatro de Pompeyo, donde Julio César había acudido a reunirse con la curia romana como motivo del ‘idus de marzo’.

Aparte de ser muchas las creaciones literarias que han bebido de esa referencia, también encontramos otro tipo de obras que se han inspirado en lo descrito por Shakespeare, entre ellas las populares historietas de Asterix en las que se ilustra el histórico momento, señalando como principal culpable del asesinato al mencionado Marco Junio Bruto, pero en realidad, según indican numerosos expertos e historiadores de nuestra época, al Bruto al que supuestamente iban dirigidas, debido a que no hay verdadera constancia de que fuesen pronunciadas, era el inseparable amigo y compañero de armas Décimo Junio Bruto Albino, al que se señala como el principal instigador para cometer el asesinato.

[Te puede interesar: Vercingetorix, el líder galo que inspiró muchas de las historietas de Asterix]

El nombre César quedó asociado como título para designar a los emperadores romanos (Wikimedia commons)

El magnicidio, de quien había sido uno de los más grandes líderes de la Antigua Roma, convulsionó a la población romana, cuyos habitantes sentían una devoción especial por su general.

Pero no todos en Roma compartían esa admiración por el que veían como un peligroso dictador que acaparaba cada vez más poder, motivo por el que se urdió un plan para acabar con su vida antes de que se convirtiera en alguien todopoderoso e incontrolado.

Se escogió la fecha del 15 de marzo debido a que por aquel entonces era el día en el que se reunía el senado romano y se tomaban importantes decisiones que afectaban a la república.

La tradición de reunirse en ese día concreto (conocido como ‘idus’) provenía del antiguo calendario romano, mucho antes del creado por el porpio Julio César, y en el que el año se iniciaba en el mes de marzo (Martius, en honor a Marte, Dios de la Guerra). Este mes también traía consigo la llegada de las siembras además de un periodo de prosperidad, acompañada de la entrada de la primavera. Todo ello era propicio para elegir a los representantes y administradores del Estado (Senadores, Cónsules, etc..) pero, sobre todo, para tomar todas aquellas grandes decisiones referentes a las guerras e invasiones.

[Relacionado: La rebelión celtíbera que hizo trasladar el inicio del año al 1 de enero]

En aquella ocasión el tema principal a discutir era la campaña proyectada por Julio César contra el Imperio Parto. El cónsul se había convertido en un estorbo para aquellos que temían que, tras un nuevo triunfo, la República Romana acabase convirtiéndose en una dictadura, por lo que un grupo de insignes e influyentes hombres, todos ellos muy cercanos a César, decidieron darle muerte.

Asesinos e instigadores del crimen creían que serían aclamados como los nuevos líderes y salvadores de Roma, pero no fue así, dándose origen a una guerra civil de la que emergería el Imperio Romano. Con el tiempo, el nombre César quedaría como título para designar a los emperadores romanos.

Fuentes de consulta: nypost / fordham

[Te puede interesar: El infanticidio, práctica común en el Imperio Romano]