Juicio a Adolf Eichmann, el primer gran evento televisado de la Historia

Juicio a Adolf Eichmann, el primer gran evento televisado de la Historia (Wikimedia commons)
Juicio a Adolf Eichmann, el primer gran evento televisado de la Historia (Wikimedia commons)

Muchos han sido los hitos históricos que han sido retransmitidos por la televisión y que han reunido a cientos de millones de espectadores frente a su televisor: la llegada del hombre a la Luna, los trágicos atentados del 11S, la toma de posesión de Barack Obama…

Pero en abril de 1961 se produjo un hecho que, a pesar de la negativa de influyentes colectivos, intentos de atentado, amenazas y múltiples problemas, consiguió retransmitirse y convertirse en el primer gran evento televisado de la Historia para prácticamente todo el planeta: el juicio a Adolf Eichmann, el responsable directo de la muerte de millones de personas durante la Segunda Guerra Mundial en lo que fue conocido como ‘la solución final’, el plan nazi para llevar a cabo el genocidio de la población judía.

Adolf Eichmann era uno de los muchos jerarcas nazis que había escapado de Alemania tras la caída del Tercer Reich y logró esconderse durante más de una década en Argentina. Allí fue localizado por los servicios secretos israelís el 20 de mayo de 1960, secuestrado y llevado hasta las autoridades de Israel con el fin de ser juzgado por todos sus crímenes de guerra.

[Te puede interesar: Cuando un tribunal de Connecticut falló una sentencia a favor de Hitler]

Adolf Eichmann durante su juicio en Israel (Wikimedia commons)
Adolf Eichmann durante su juicio en Israel (Wikimedia commons)

El Primer Ministro del Estado de Israel, David Ben-Gurión, anunció la detención de Eichmann y garantizó que sería un juicio justo y trasparente. Para ello autorizó para que fuese filmado y retransmitido por la televisión, algo que hasta la fecha no se había producido.

Sería un momento histórico en el que la mayor parte del planeta podría escuchar los testimonios de más de un centenar de supervivientes de los campos de concentración alemanes. También se contaba con docenas de horas de filmación de lo que en esos lugares ocurrió, con imágenes inéditas que pondrían los pelos de punta y produciría más de un desvanecimiento, tanto en la sala donde se celebraba el juicio como entre los telespectadores.

Para garantizar la excelente cobertura se llevó hasta Jerusalén a reputados profesionales de la televisión y el cine documental, alguno de ellos llegados directamente desde Hollywood.

La producción de dicha retransmisión corrió a cargo de Milton Fruchtman y la dirección le fue encargada a Leo Hurwitz, un brillante director con varios premios a sus espaldas gracias a fantásticos documentales que había rodado y que se encontraba en uno de los momentos más delicados de su carrera tras llevar una década incluido en la famosa lista negra del ‘Macarthismo’ (o caza de brujas a todo aquel que se sospechaba que era comunista o realizaba actividades antiamericanas).

Una vez autorizados por el gobierno de Israel, superar varios intentos de atentado y sabotajes por parte de seguidores del nazismo que se oponían a dicho juicio, Fruchtman se encontró con la objeción de los magistrados a que en la sala hubiera cámaras de televisión. Hurwitz solucionó ese problema levantando falsas paredes, donde se escondieron las múltiples cámaras tras pequeñas y disimuladas ventanas.

Desde los famosos Juicios de Núremberg, celebrados quince años atrás y que no habían sido retransmitidos, había una expectación mundial por ver en televisión los testimonios y, sobre todo, las reacciones y declaraciones de Adolf Eichmann durante el juicio.

[Te puede interesar: El fotógrafo catalán que fue clave en los juicios de Núremberg]

El juicio a Adolf Eichmann fue restransmitido por televisión y llamado 'el jucio del siglo' (Wikimedia commons)
El juicio a Adolf Eichmann fue restransmitido por televisión y llamado 'el jucio del siglo' (Wikimedia commons)

Tal y como se terminaba cada vista se realizaban docenas de copias que eran enviadas de modo urgente y por avión a todas las grandes cadenas de televisión del planeta para que las emitiesen. Las audiencias de la apertura del juicio, el 11 de abril de 1961, fueron millonarias y sin precedentes.

Pero al día siguiente todo cambió y el equipo de producción se encontró con su peor enemigo: el aburrimiento que representaba retransmitir horas y más horas de los inacabables argumentos expuestos por el fiscal Gideon Hausner en los que mencionaba todos los crímenes por los que se le acusaba a Adolf Eichmann.

Pero lo que fue determinante para que la audiencia cayese en picado fue la competencia… Y es que ese 12 de abril se produjo otro de los hitos importantes para la humanidad: el viaje al espacio exterior del primer ser humano, el cosmonauta Yuri Gagarin. Muchas fueron las cadenas televisivas que prefirieron dar cobertura a esa noticia y dejaron el juicio en un simple resumen que se emitía en horarios de poca audiencia.

Yehiel Dinur fue uno de los numerosos testimonios en el juicio a Adolf Eichmann (Wikimedia commons)
Yehiel Dinur fue uno de los numerosos testimonios en el juicio a Adolf Eichmann (Wikimedia commons)

Para rizar más el rizo, otro suceso acaparó tres días después la atención de los noticieros: la ‘invasión de Bahía de Cochinos y posterior crisis cubano-estadounidense.

Pero todo cambió cuando llegaron las sesiones en las que intervinieron los testigos y se proyectaron las filmaciones. A partir de ahí la audiencia fue en aumento hasta el día en que finalizó el juicio (15 de diciembre) y se hizo pública la sentencia que declaraba culpable a Adolf Eichmann, condenándolo a la pena de muerte por los crímenes contra la humanidad cometidos. Fue ahorcado en el patio de la prisión israelita de Ramla el 31 de mayo de 1962.

[Te puede interesar: El joven abogado que puso en un aprieto a Hitler]

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente